martes, 11 de marzo de 2008

Esta noche cenamos tortilla de violetas...¿le apetece?

Dedicado especialmente para mi amiga Lourdes.... je, je, je.....

05-03-2008
Silvia Rueda

A partir de ahora ya no es una locura comerse una gardenia, una rosa o un pensamiento. La empresa Flor City ofreció el pasado 28 de febrero una degustación de flores frescas para profesionales de la hostelería donde se demostró que las flores ya no son un mero objeto decorativo. Que además del día de San Valentín, el colorido y el detalle pueden estar presentes en la gastronomía de cualquier hogar.




Se trata de flores biológicas traídas, en su mayoría, de Holanda y adquiridas por subasta. “Todavía es un mundo por descubrir que queremos hacer llegar a nuestros clientes”, explicó la propietaria de la empresa digital, Laura Berardi. Todas ellas son flores cultivadas exclusivamente para uso alimenticio. Por eso, no es de extrañar que en cualquier momento puedan elegir en las cartas tortilla de violetas, petunias con solomillo, crema de queso con begoñas o yogurt con pensamientos. “Al igual que nos comemos las acelgas o las espinacas, ahora lo podemos hacer con las flores”, eso sí, con un toque de ‘glamour’ que convierte en especiales platos sencillos y de toda la vida.
Y es que ahora sorprender a los invitados es menos complicado. Como ocurre con el vino, existen olores y sabores que casan unos mejor que otros. “Las begoñas, por ejemplo, tienen un puntito ácido similar a la limonada idóneo para cremas, las violetas enlazan perfectamente con las carnes por su sabor a manzana, la caléndula deja un sabor a naranja que va genial con los arroces o los productos que contengan huevo y la capuchina, parecida a la mostaza, podemos utilizarla cuando queramos dar un toque picante”, relató Benardi.

Se trata de flores de colores llamativos que provocan “que los platos entren por los ojos y aporten un poco de color en la mesa”, aseveró. Aunque por el momento no es una práctica extendida en España, el secreto está en “educar” al comensal. “Es un trabajo de todos introducirlo en la cultura gastronómica del país. Creo que no será complicado porque las flores tienen unos sabores muy diferentes y muy exquisitos para el paladar”, añadió.
“Llevo comiendo flores desde hace aproximadamente tres meses y puedo corroborar que son beneficiosas para el organismo y además dan un toque de color a nuestra mesa”, asegura la empresaria. Flor City es una empresa con base en Nigrán que trabaja por Internet. Ofrece un servicio personalizado al cliente hasta el punto de “buscar las novedades” que se deseen tanto particulares como empresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario