miércoles, 8 de octubre de 2008

LOMOS DE BACALAO CONFITADO CON MERMELADA DE TOMATE Y ACEITE DE CEBOLLINO

El título cuando menos llama la atención... que es de lo que se trata, no?

Para mí, y después de alguna que otra desastrosa experiencia una de las cosas fundamentales que tenemos que tener en cuenta cuando preparemos bacalao, es que hemos de desalarlo a conciencia, por lo menos durante 24 horas y hemos de cambiarle el agua del remojo dos o tres veces durante este proceso.

La receta que os presento es muy sencillita, lo único que tenéis que tener en cuenta es que es un plato que hay que preparar con mucha calma, con paciencia y suavidad.

En una cazuela incorporamos una buena cantidad de aceite de oliva, podemos aromatizarlo previamente, incorporando unas cabezas de ajo que hemos de retirar antes de añadir los lomos de bacalao. Dejamos que el aceite enfríe un poquito, o sea, bajamos la temperatura a la placa y añadimos los lomos de bacalao con la piel hacia abajo. Dejamos "confitar" el bacalao en este aceite a fuego lento durante unos veinticinco minutos, el bacalao tiene que estar cubierto totalmente por el aceite, lo importante que tenemos que conseguir es que el bacalao no nos quede seco... es muy importante pillarle el punto perfecto, eso es lo más complicado que presenta esta recetilla.

La primera vez que lo preparé me quedó saladísimo (por eso mi insistencia con el remojo para desalar) pero en la siguiente ocasión fué un éxito...



La presentación que os muestro es muy sencilla presentamos los lomos, uno por la piel otro a la inversa, acompañamos con una mermelada de tomate (para contrastar sabores), aliñamos con "aceite de cebollino" (casero, ya os pasaré la receta en próximos capítulos) e incorporamos un poquito de cebollino troceado... seguro que os encantará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario