viernes, 27 de marzo de 2009

En Italia, presentan una Máquina expendedora que prepara Pizzas.-


Al levantarme me gusta ver las noticias, lo hago a diario, antes de ir a trabajar , esta mañana me he quedado alucinada al ver la maquinita en cuestión en las noticias de Antena 3. No se trata de la típica máquina que te suelta una bolsita de plástico con una porción de pizza… Es una máquina que amasa, hornea e incorpora los ingredientes que escojas… y encima tiene ventanas que te permiten observar el proceso… Los chefs italianos están que trinan…





Los puristas dicen que la pizza italiana - inventada en el siglo XVIII en la ciudad de Nápoles - no se puede hacer a la carrera: una vez mezclada la masa se debe dejar 12 horas, los ingredientes deben mantenerse frescos, y el horno debe ser precalentado a unos 300 grados centígrados.

"Esta máquina es un juguete", dijo Pino Morelli de la Asociación de Pizzerias italiana. "Quizá encuentre un nicho en el extranjero, pero los italianos han nacido con la pizza: sus madres les han criado con ella", apuntó.

http://www.cincodias.com/


Total, que me he puesto a buscar opiniones en la prensa extranjera…
Os dejo un artículo que he encontrado en

ROVERETO, Italia — ¿Está Europa automatizándose?, Claudio Torghele espera que sí…

Claudio Torghele, empresario en esta ciudad del norte de Italia ha desarrollado una máquina expendedora que cocina la pizza. La máquina no deja caer simplemente una pizza congelada en un microondas, en realidad mezcla harina, agua, salsa de tomate e ingredientes frescos para producir una pizza caliente en aproximadamente tres minutos.

La máquina, llamada Let’s Pizza, no tiene nada que ver con los viejos autómatas, en los cuales eran los trabajadores quienes rellenaban las máquinas con crema de espinacas y alubias cocidas en el momento en que los clientes pulsaban el pedido.

En Milán, una cadena de franquicias llamada Brekky ha abierto el primero de los tres establecimientos que planea para esta zona, en los cuales, los clientes pueden comprar platos fríos como ensaladas y sándwiches, y platos calientes, de tipo pasta, partiendo de máquinas expendedoras.


La industria de máquinas expendedoras europea, que ha crecido considerablemente y en la actualidad tiene unas ventas anuales de aproximadamente 26 mil millones de euros, espera que la tendencia gane popularidad. La mayor parte del crecimiento ha surgido a raíz de la colocación de máquinas expendedoras en fábricas y oficinas, donde los empleados en sus descansos toman el café o incluso el almuerzo desde máquinas expendedoras. Al mismo tiempo, los europeos buscan modos más económicos de comer fuera, y sin duda, este sistema es mucho mas barato que un restaurante de mantel blanco.


La idea para crear un “robot fabricante de pizza” se le ocurrió al Sr. Torghele tras su trabajo en California a mediados de los años 90 desarrollando una máquina que elaboraba pasta fresca.


Con el apoyo de un fondo de inversión holandés, su propio capital y dinero de amigos, comenzó a trabajar. Un primer plan para simplemente miniaturizar tecnología industrial produciendo pizza congelada fracasó, pero hacia 2003, el Sr. Torghele ya había conseguido desarrollar una máquina preparada para ser probada en Chicago y presentada en una feria de muestras en Orlando.


La máquina que el Sr. Torghele y sus ingenieros han desarrollado está equipada con pequeñas ventanas por donde el cliente puede observar el proceso de fabricación de la pizza., igual que en la película de Charlie Chaplin, Tiempos modernos…


El cliente presiona un botón para escoger una de cuatro variedades - margarita (queso y salsa de tomate), tocino, jamón o verduras frescas. Un contenedor plástico vierte la harina en un tambor que parece una lavadora diminuta; una jeringa introduce el agua, y el tambor entra en un ciclo de movimientos que forman la masa, la cual es presionada para formar un disco de unas 12 pulgadas (30 cms.)


La pasta de tomate es lanzada mediante un chorro sobre la masa y el queso también se añade, antes de que la base se introduzca en un pequeño horno infrarrojo. La pizza, una vez horneada, pasa a una bandeja de cartón y sale ya a las manos del cliente que espera…

Torghele dice que la pizza tendría un coste muy económico, unos 4.50 dólares, según la variedad.


http://www.nytimes.com/2009/03/14/business/worldbusiness/14vend.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario