lunes, 25 de mayo de 2009

EL MOLINO - ENSALADA PARA LLEVAR -

Ya en una ocasión os hablé de

En aquella oportunidad mis comentarios se centraban en su afamada “tarta de té”, con foto personalizada incluida.


Lo que hace años era una de las más afamadas Pastelerías de Vigo, ha presentado, en los últimos tiempos, una evolución sorprendente. Sus responsables han demostrado, evidentemente, una acertada visión de futuro.




Se han metido de lleno en el mundo del catering, en la restauración, incluso han inaugurado su “CASONA DA TORRE” para la celebración de eventos.




En cuanto al catering he disfrutado ya en varias ocasiones de sus “Servicios a Particulares”, para reuniones familiares y en todas las ocasiones he quedado muy satisfecha, la relación calidad-precio se ajusta totalmente, el servicio excelente y el producto estupendo. Recuerdo en particular un “Brazo de gitano relleno de marisco” que degustamos estas Navidades pasadas, delicioso...





En este momento deseo centrarme en otro aspecto: la comida para llevar.

Como ya sabréis, yo formo parte del contingente de españolitos que nos alimentamos durante los días laborables utilizando la renombrada “fiambrera”. Pero ¿qué ocurre si el día anterior no hemos tenido tiempo para cocinar?, o no se nos ocurre nada, o simplemente, no tenemos ganas...

Aquí es donde entran estos establecimientos que trabajan con comidas preparadas listas para llevar. He de confesaros que he probado unos cuantos...

Hace unos días me encontré en tal desesperada situación, y a mi tía le coincidió pasar por El Molino. Vía telefónica me indicó el menú (que la verdad no era demasiado abundante...), le pedí una ensalada. Hasta aquí me diréis, - Vale, ¿qué tiene de especial la historia?

Lo que realmente me sorprendió fue la cuidada presentación del producto, no olvidemos que a uno siempre le apetece comer algo agradable a la vista:





Ensalada de pasta, con alcachofas, setas, tomatitos, maíz, olivas negras...
Observad que el aliño está en un pequeño compartimento en el centro del recipiente.
Algo que siempre intento seguir es la recomendación de no aliñar nada hasta el momento de degustarlo, pues se confunden sabores e incluso pueden llegar a perder calidad los productos...
Por otro lado, me he fijado en el envase. No me cabe la menor duda de que el coste del mismo es sensiblemente superior al que, por ejemplo, nos facilita el Depto. de "Comidas preparadas" de El Corte Inglés. La tapa estaba perforada para facilitar su desprendimiento de la cazuela. Aunque llevo habitualmente la fiambrera al trabajo, por razones de estética, me gusta pasar la comida a un plato, en esta ocasión no lo consideré necesario. Por supuesto, el detalle del vasito con la salsa aparte me encantó.
Condimenté a mi gusto la ensalada (el aliño era algún tipo de salsa de yogur) y disfruté del plato que, por cierto, estaba estupendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario