sábado, 27 de junio de 2009

DON CHIRINGO – VIGO.-

Por dónde empezar... veréis he de manifestaros que sigo un riguroso orden a la hora de publicar las entradas... mi cámara de fotos, una de las armas que siempre me acompaña, me dicta un guión trazado. De acuerdo con lo que vamos captando, si bajo mi modesta opinión, merece la pena ser compartido lo vamos publicando... siempre surgen cosas... libros, curiosidades, actualidad.... pero intento seguir un orden... que le vamos a hacer soy un poquillo cuadriculada...

Actualmente estoy comentando cosas que hemos vivido durante el pasado Marzo... tengo pendiente hablaros del Grupo Nove, del restaurante Allo e Aceite en Marín, de Casa Solla, en Poio, recetas degustación que hemos disfrutado, etc. etc. etc. ...

¿Por qué os cuento todo esto? Pues porque a pesar de mi tozudez a la hora de presentar mis trabajos, mi mamá




Y mi hermano Ber, me han insistido denodadamente en que publique con inmediatez una entrada refiriéndome al restaurante en que hemos disfrutado de una agradable cena AYER... si... AYER...


Hace unos días realicé un comentario del Restaurante EBANO en Luis Taboada - Vigo, a raíz de esta entrada recibí un correo en el que se me informaba de la existencia de otro Restaurante en esta misma calle del que no había oído hablar... DON CHIRINGO...

Pienso que esto es lo peor que puede hacérsele a un Blogger... algo se te escapa, tienes que comenzar a indagar... Como siempre mi primera fuente ha sido Internet... encontré pocos comentarios. No tiene página web, pero si pertenecen a un grupo social de actualidad, como no, el “Facebook”...

http://www.facebook.com/pages/Vigo-Spain/Don-Chiringo/63965914103

Me gustó lo que leí, así que se me ocurrió comentarlo con mi mamá y uno de mis hermanos... Su inmediata respuesta.... ¡Tenemos que probarlo! A mi madre lo de “Don Chiringo” no le sonó del todo bien... el nombrecito se las trae... pero es una osada... (Quizás yo tenga algo que ver...)

En fin, que tras la oportuna meditación encontramos hueco en nuestras respectivas agendas para cenar ayer...

El local es pequeño, apenas diez mesas. Esperaba que nos recibiera alguien educado en la nueva cocina... quizás una mujer... en lugar de eso nos atendió un encantador maître de la vieja escuela, encantador, pendiente pero no agobiante... buscó en todo momento nuestra comodidad, una mezcla de profesionalidad y confianza... Nos sentimos muy a gusto... cocina casera + cocina de autor... una mezcla de estilos que prometía y que nos convenció.

Para comenzar degustamos unas tostaditas de paté casero... mejillones y atún.

Como aperitivos nos sirvieron un fantástico chupito de crema de tomate casero con mejillón escabechado en la propia cocina... exquisito, acompañado de unas croquetas de ibérico... A mi madre no le gusta el tomate... el vasito con su mejillón le encantó...



Los entrantes que figuran en carta interesantísimos... la alergia a la cebolla de mi madre nos cortó a la hora de escoger, pues muchos de los prometedores platos contenía cebolla confitada... Los degustaré la próxima vez...
En esta ocasión nos decidimos por un plato clásico y uno más moderno...




Navajas a la plancha... clásicas... deliciosas... acompañadas con una infusión de algas que aportaba algo diferente al plato, frescura... buena materia prima...

Como segundo entrante a compartir un Socarrat con langostinos... ¿? Pues eso, se trata de una quenelle de arroz quemado con un langostino... Nos encantó... Lamento no poder hablar del sabor del langostino, no lo recuerdo especialmente, lo realmente destacable es el arroz... estupendo. Tras la frescura y sabor tradicional de la navaja a la plancha descubrimos un arroz con un toque contundente...




Posteriormente cada comensal degustamos un segundo plato:
Lenguado a la plancha acompañado de patatitas panadera, remolacha... o quizás lombarda??? Trigueros.... el pescado en su punto, mi madre lo disfrutó...



Bernardo tenía el antojo de probar el solomillo... sobre tosta con cebolla confitada acompañado de panaderas... “se deshace en boca” fue su comentario.




Yo me incliné por unas carrilleras estofadas en vino... con saquito de pasta filo relleno de pisto...y panaderas... delicioso...



La verdad es que en este punto estábamos todos sumamente satisfechos, pero la “chica de los postres” no ha podido evitar la tentación y ha sucumbido frente a una Mousse de Limón... se lo comió todo... que conste!!!!




Repetiremos, sin duda, la materia prima estupenda, la elaboración muy cuidada, el trato exquisito... el único defecto que podría plantear... y ruego a los propietarios disculpen mi osadía:

La palabra ¿¿Chiringo?? No hace justicia al local...

En tierras de Cuba y Puerto Rico se utiliza la voz “chiringo” o “chiringa” para referirse coloquialmente a algo pequeño, corto. Hacia el siglo XIX, cuando se pedía un café corto o con un chorrito de ron, se utilizaba esta palabra para referirse a él. Con el paso del tiempo, la palabra chiringo se convirtió en el sustantivo chiringuito, que sirvió para solicitar un aromático café cubano.

De esta forma, desde Cuba traemos esta palabra que designa aquel establecimiento de playa o piscina en el que numerosos turistas se refugian del sol mientras dejan a su mujer tostándose en la arena (comentario patético, machista, pero desafortunadamente real... no?). Por similitud, actualmente los bares improvisados que se montan en las fiestas de los pueblos también reciben este nombre.

Nada que ver con el Restaurante que nos ocupa...




Para terminar la fiesta... cubata de ron: Coca-cola + chispa de Havana 7, Vodka Moskovskaya con naranja y Cointreau con hielo... en EL CONSULADO...





Muchas risas, buena compañía, recuerdos, una cena encantadora y para terminar una copita... ¿que más se puede pedir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario