lunes, 6 de julio de 2009

EL HUEVO COCIDO PERFECTO???

Estaré una semanita de vacaciones. Un par de días me desplazaré hacia la zona de Sada y Ortigueira, ya os contaré... Pero antes de marchar me gustaría contestar a un mensajillo que me han dejado en el mail:

¡hola! me gustaría que de vez en cuando mandases algún truco de cocina, como por ejemplo algo que me "rompe la cabeza", ¿cómo hacer para que los huevos cocidos te queden enteros?, gracias "PALOMA"

Me imagino que te referirás a que no se estropee al pelarlo...

Si buscas en Internet encontrarás sugerencias para todos los gustos, desde echarlos en agua fría o en agua hirviendo, tras su cocción dejarlos enfriar, pelarlos en caliente, enfriarlos artificialmente....

La verdad es que habitualmente me quedan bien los huevos duros (modestia aparte), así que te doy mis personales sugerencias... y para que veas que me tomo en serio mi trabajo me he puesto a cocer un huevo para sacar las oportunas fotos y demostrar mis teorías...

Ponemos un cacito al fuego, incorporamos abundante sal e incorporamos el huevo. Por supuesto debemos comprobar previamente que el huevo no presente ninguna rotura. Otra cosa que debemos tener en cuenta es el nivel de flotación del huevo, si se hunde completamente está fresquísimo, normalmente se levanta un poquito, si el huevo flota totalmente sobre la superficie el producto es viejo... por lo tanto, no recomendable.




También hay quien sugiere añadir vinagre al agua de cocción, así si se rompe la cáscara, la clara no sale...

Dentro de los huevos duros también hay dos modalidades, el tierno, en el cual la parte central de la yema está algo cremosa y el duro – duro... La diferencia entre ambos está en el tiempo de cocción, para el de la yema cremosa lo dejamos de 6 a 8 minutos desde que comience a hervir (a mi papá le encantaban así), para el huevo duro-duro lo dejamos unos 12 minutos. Se recomienda no cocerlo más, puesto que se podría formar un tono verdoso alrededor de la yema a consecuencia del sulfuro de hierro precipitado por una excesiva cocción de las proteínas de la clara.




Una vez transcurridos los doce minutos (siempre dependiendo del tamaño del huevo), lo retiramos, vaciamos el agua de la ebullición y lo enfriamos inmediatamente en agua fría.



Lo dejamos en el propio cazo cubierto de agua fría unos diez minutillos...



Para descascarillarlo, un golpe seco, ni muy fuerte ni muy débil... y la cáscara va saliendo...











Como puedes observar el huevo está perfecto, ni se rompió durante la cocción ni cuando le sacamos la cáscara... enterito, enterito...




Naturalmente, no iba a tirar el huevito. Espolvoreas sal maldón, una pizca de pimentón dulce y un chorrito de aceite de oliva virgen. Como pinchito a media tarde queda muy bien...

2 comentarios:

  1. Esto es justo lo que necesitaba jajajaja.
    Buen trabajo

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te haya servido de algo... Gracias por estar ahí. Un besazo!!!

    ResponderEliminar