sábado, 25 de julio de 2009

SOLOMILLO DE BUEY AL AROMA DE PEDRO XIMENEZ CON FOIE Y PATATITAS CONFITADAS.-

Soy carnívora... lo reconozco. Uno de mis platos favoritos es, como no podría ser de otra manera, un buen solomillo, si encima lo acompaño de foie y unas torneadas patatitas confitadas ya no pido nada más...

La confección del plato es como podéis observar muy sencillita:

El solomillo a la plancha, personalmente me gusta vuelta y vuelta, me permite descubrir la ternura de la carne y todo su sabor.

Sobre el solomillo un escalope de foie

Presentado en lonchas de aproximadamente un dedo de grosor salpimentamos el foie y untamos profusamente con Pedro Ximenez, dejamos reposar las porciones un ratito para que se impregnen del sabor.

Calentamos la sartén a fuego fuerte, apenas le añadimos aceite pues el propio foie suelta su grasa. Incorporamos los escalopes dándoles la vuelta con rapidez, pues si se cocinan demasiado se deshacen, en un par de minutos ya están listos, podemos añadirle unas escamas de sal maldon.

Las patatas confitadas consisten simplemente en tornear dos o tres patatitas nuevas, y dejarlas hacer totalmente cubiertas de aceite a fuego muy lento, o sea, “cocerlas en aceite”. Este proceso nos llevará bastante más tiempo que el habitual, pero quedan riquísimas. Cuando al pincharlas estén tiernas subimos la temperatura para que se doren exteriormente.

En cuanto a la salsa no deseaba utilizar una “reducción de Pedro Ximénez”, pues al conejillo de turno no le agradaba ese toque tan dulzón, así que me limité a preparar un “aroma de Pedro Ximénez”. En una sartén a fuego fuerte incorporé medio vasito de Pedro Ximénez, medio vasito de zumo de naranja natural, una pizca de sal, otra de azúcar y una vuelta de molinillo de pimienta y mezclé sabores durante un par de minutos. No queda una salsa espesa sino una especie de jugo que incorporé sobre el foie y el solomillo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario