lunes, 26 de octubre de 2009

PARADOR DE BAIONA – Excepcional escenario, ¿fantástica cena?

He meditado mucho la publicación de esta entrada, pues se trataba de una celebración festejada por miembros de la familia, con un menú sumamente estudiado y, como ocurre –supongo- en la mayoría de los casos, buscando la máxima satisfacción de los invitados... No hablemos de precios... quizás superando los doscientos euros por cubierto...

El Parador de Baiona reúne excepcionales condiciones para celebrar tal evento. El marco es incomparable...








El salón espectacular... El servicio, sin embargo, dejó mucho que desear...





Vayamos al menú:

Aperitivos en Terraza del Medieval:




Estupendos... Importantísima resultó la contratación de pulpeiro y cortador de jamón por parte de los anfitriones...


Vieiras a la gallega

½ Bogavante grillé con ensalada de hojas y mantequilla de erizos.




Algunas piezas perfectas, otras demasiado pasadas...

Medallones de rape en salsa americana



Para mi gusto el rape demasiado hecho, otros opinaron que estaba en su punto...

Sorbete de mandarina al Grand Marnier o Sorbete de limón al cava.

Errónea nos pareció la distinción: para mujeres mandarina, para los hombres limón... Si tienes pareja perfecto, compartes los sorbetes, ¿y los invitados que asisten sin acompañante del otro sexo? Personalmente encontré mucho más logrado el Sorbete de mandarina..


Solomillo de ternera Wellington con salsa de vino oloroso, patatas delicia y pimientos rojos.



Cómo comentaba anteriormente, unos perfectos, otros pasados, otros todavía están esperando que les sirvan el plato...

Postre.-

Banda de fruta de la pasión con crema de naranja y helado de pétalos de rosa.





Demasiado intenso el sabor a rosa...


Tarta Saint Honoré.

Lo más divertido del menú...

El servicio fue pésimo. Seríamos alrededor de 200 invitados... Imaginaos el importe desembolsado... No concibo el hecho de que un establecimiento de estas características no se entregue en cuerpo y alma a un servicio por el que van a cobrar miles de euros.

Cuando llegamos observamos que faltaba un servicio en nuestra mesa. Aunque en las listas figuraban 9 comensales tan sólo ocho platos y sillas ocupaban nuestra mesa. Nos dirigimos a la responsable de Sala: inmediatamente se subsanaría el error... Todavía estamos esperando.

El servicio en mesa resultó exasperante. En lugar de servir mesa completa, siempre quedaba atrás algún comensal. Unos sin solomillo, otros sin postre. Un comensal de la mesa vecina se acercó al lugar donde depositaban las botellas de vino para servirse él mismo...

Si por cualquier circunstancia abandonabas momentáneamente la mesa te retiraban lo que estabas tomando... independientemente de que hubieras finalizado (por ejemplo, cafés o postres)

Guardo en la memoria otra boda celebrada en el mismo entorno hace unos quince años, el menú era similar y los invitados más o menos los mismos. Recuerdo haber mencionado en reiteradas ocasiones que gastronómicamente hablando había sido la mejor boda a la que había asistido. Hoy mis comentarios serían otros...

Hubiera deseado realizar una crítica más atractiva, pues resulta penoso que en un lugar de semejante categoría y con tan importante desembolso económico, no se responda a las expectativas que con tanta ilusión depositan los anfitriones, pero yo pertenezco al numeroso grupo de personas que consultan blogs y comentarios antes de reservar en un restaurante, organizar un evento, etc... No sería honesto por mi parte ocultar esta experiencia...


2 comentarios:

  1. ola Buenas

    Quiero dejar mi opinión sobre la cocina del parador porque hoy a dia 7 de julio de 2010 tu critica seria igual de válida. Es desesperante intentar trabajar en esa cocina pues se sigue haciendo todo como hace 20 años y asi es imposible. La desconexión entre la sala y la cocina es tal en pleno servicio aquello parece la apocalipsis. Como bien has dicho lo que venden no se corresponde con lo que ofrecen. Es indignante emplatar una boda, comunión o bautizo como si fuese comida de rancho. Los comensales deberian disfrutar y recordar en el paladar cada bocado algo que es imposible de lograr a menos que despidan a toda la plantilla y metan una con ganas de hacer las cosas bien. Podria escribir mil cosas pero no gano nada ok por ti y por contar la pura realidad. Esperemos que todo aquel que busque una opinión sobre el parador se encuentre una tan directa y sincera. Ahora que se sigan preguntando porque en plena temporada no tienen casi cubiertos o poquisimas bodas, comuniones ..... a quien engañan? por favor empecemos a hacer las cosas bien y no nos conformemos con el vale bien!! un beso y espero que te sirva la opinión.

    ResponderEliminar
  2. Hola; Yo me case en Julio de 2009 en el Parador de Baiona y no tuve ninguna queja, todo lo contrario. Eramos 180 invitados y en general todo fueron comentarios buenos y alabanzas.
    El servicio cariñoso y amable, la gestión impecable sobre todo con el jefe de sala. Nosotros quedamos encantados. A lo mejor tuvisteis mala suerte en la boda a la que fuisteis? Yo me volvería a casar en el Parador de Baiona sin pensarmelo, la verdad.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar