sábado, 17 de octubre de 2009

“VAI DE TAPAS” con conservas de pescado y marisco.- Vigo del 16 al 25 de Octubre de 2009.-



Parece que esto de los concursos de tapas se está poniendo de moda, en esta ocasión se trata de una propuesta del CLUB DE AMIGOS DE LAS CONSERVAS DE PESCADO, que con este tipo de iniciativas quiere promover las bondades y beneficios de este tipo de productos.

Dada mi vinculación al mundo de las conservas, ya el pasado mes de Enero me sorprendió gratamente la asistencia de ANFACO a MADRID FUSION, patrocinando la primera edición del concurso de recetas:

“Alta Cocina con Conservas de Pescados y Mariscos”

Estos fueron los finalistas:

• Bocadillo de pulpo en conserva, elaborada por Héctor Cancho del Restaurante Estado
Puro de Madrid.

• Ravioli de conservas de mejillón en escabeche, cuya preparación fue llevada a cabo por Ángel Berges del Restaurante Sula de Madrid.

• Ensalada de tomatitos, alcachofitas y sardinillas en conserva, preparada por Alejandro
Cebrián de la Taberna del Gourmet de Alicante.

• Wan Ton de mejillones en conserva con Sopa Balinesa y germinados aromáticos, cuya
elaboración se realizó por Jaime Renedo del Restaurante ASIANA en Madrid.

• Atún claro en aceite de oliva con pil – pil de tomate, que elaboró Alberto Gómez de Letón de Aris Bar en Madrid.

• Ventresca en conserva, xof de marmitaco y brioch de alcachofa, que preparó Esteve
Ramírez Bofill de la Escola d’Hotelería i Turisme CETT de Barcelona.





El Primer premio fue para la tapa:

Atún claro en aceite de oliva con pil-pil de tomate – Alberto Gómez de Letón, de Aris Bar (Madrid)

Me he quedado con un interesante artículo aparecido en la versión accesible de EXPANSION, ahí os dejo un estupendo comentario de MARTA FERNANDEZ GUADAÑO

AMOR EN CONSERVA
14:59 22/06/2009


Más allá de servir para camuflar collares robados (como en la película Amor en conserva, de los Hermanos Marx, que tenía como protagonista a una lata de sardinas portuguesas, además de a Marilyn Monroe), la conservas pueden esconder auténticas gastrojoyas. En España, somos afortunados. Aún pervive una industria conservera nacional con productos increíbles en el mercado.

¿Qué es mejor? ¿Abrir una lata y comérsela tal cual, aliñarla o, incluso, elaborar una receta con la conserva como ingrediente? Si manipular en la cocina unos buenos mejillones o berberechos o un bonito en escabeche supone desagraciar el producto, mejor dejarlo como está. Incluso algunas conservas demasiado elaboradas pierden frente a la presentación de la materia prima sin más florituras.




En el Concurso de Alta Cocina con Conservas de Pescado celebrado el pasado enero en Madrid Fusión, la Cumbre Internacional de Gastronomía, y patrocinado por la patronal conservera Anfaco, los miembros del jurado no nos poníamos muy de acuerdo con la prioridad a perseguir bajo este concepto: ¿Respetar el sabor de la conserva que protagoniza una receta? ¿Potenciar ese sabor? ¿Combinarlo bien con otros ingredientes aparentemente alejados? Al final, ganó Alberto Gómez de Letón, del Aris Bar, en Madrid, con su Atún claro en aceite de oliva con pil pil de tomate. Para mí, lo mejor era ese atún solo, sin más aderezo que su propio sabor.





Aun así, a veces, una buena lata de berberechos o mejillones puede elevar a la categoría de alta cocina casera una sencilla pasta cocida. Además, un buen aliño, en su punto justo, puede mejorar una conserva más o menos discreta.

En Quimet & Quimet, un semiescondido bar de vinos de Barcelona, abren las latas a la vista del cliente, las adornan con algún sencillo acompañamiento y, a veces, simplemente con un chorro de aceite de oliva. Un homenaje alucinante.

Y siempre hay chefs ingeniosos dispuestos a sorprender y divertir al comensal, como el gallego Marcelo Tejedor, con la Empanada de berberechos en su lata, elaborada directamente en la propia conserva.






Un amigo cocinero, aficionado a elaborar sus propias conservas, servía hace años en el restaurante que tenía asomado a la playa de la Barceloneta un sencillo, pero infalible aperitivo: los escabechips o, lo que es lo mismo, minisándwich de patatas fritas con un mejillón. Premio a la sencillez y el sabor, sobre todo, si se hace con unos buenos mejillones al natural o en escabeche fritos en aceite de oliva.


Pero bueno, a lo que íbamos, os dejo la información para que a partir de mañana y durante una semana disfrutéis de ideas originales:














No hay comentarios:

Publicar un comentario