martes, 10 de noviembre de 2009

LA CIGALA.-

Contados son los mariscos que puedo calificar de “favoritos”. Sin duda, la cigala es uno de ellos.


Cigala

Nephrops norvegicus



Es un crustáceo braquiuro, y decápodo. Pertenece a la familia Nephropidae. Habita en los fondos de arena y fango de mares y océanos. Habita en profundidades que oscilan los 20 a los 250 m. aunque pueden llegar a profundidades superiores a los 500 m., generalmente en madrigueras excavadas por ellas.



El nombre gallego tradicional de este producto siempre fue langostino. Con la introducción del congelado masivo con marca comercial "Langostino" se le cambió el nombre y se le empezó a llamar Cigala.



Vive en solitario y es un gran depredador omnívoro que se alimenta de moluscos, bivalvos y peces muertos.


Su tamaño es medio.


Su cuerpo es alargado (al igual que otras especies como el bogavante, la gamba, la langosta, o, el langostino).


Sus pinzas son largas y espinosas.


Su caparazón, con costillas y espinas, es de naranja pálido - rosáceo, con acentuaciones rojizas y manchas blancas.


La cabeza es larga.


El rostro está cubierto con cuatro espinas laterales y dos ventrales, llamadas carenas o crestas longitudinales, que es donde están los ojos.


Sus ojos son de córnea negra y muy hinchada, de aspecto arriñonado.


El primer par de patas tiene pinzas ligeramente desiguales, largas y delgadas. El segundo y tercer par también tienen pequeñas pinzas.


Después de la fecundación, las hembras transportan los huevos durante meses hasta que eclosionan en verano. Al principio son de color verde y posteriormente cambian a rojo. Después de nacer tardan unos dos años en hacerse adultas.


Es un crustáceo que resiste muy poco tiempo fuera del agua, por lo que es raro encontrarla viva en los puntos de venta.


De todos los crustáceos, la cigala es la que aporta menos calorías. Su principal nutriente son las proteínas.


CURIOSIDADES.-


Los científicos dan por casi extinguida la cigala en los caladeros de Galicia. Así reza en un titular de una información periodística, que nos anticipa los resultados de la campaña Veda cigala 2006 en el sur de las costas gallegas, realizada por el buque oceanográfico Emma Bardán.


En 2005, la lonja con mayor desembarco fue la de Coruña, con 1.031,5 toneladas (79% del total), con un precio medio de 11,83 euros kilo y un máximo de 112 euros.


La Cigala alcanza su madurez sexual cuando llega a unos 8 cm. Por este motivo se están impulsando medidas para que las redes de pesca tengan espacios más grandes y dejen escapar a los ejemplares más pequeños.


La hembra pone los huevos cada dos años, pues tras aparearse no se fecundan los huevos, sino que la hembra lleva los espermatozoides del macho durante cierto tiempo en el saco seminal, cerca de la cavidad donde desembocan los oviductos. Al salir los huevos es cuando se fecundan.


Pone unos 4.000 huevos de color verde y la hembra los lleva en sus patas nueve meses. Pasado este tiempo salen de unas pequeñas larvas (mysis) de unos 7 mm. que nadarán durante dos o tres semanas. Luego, tras 3 mudas y cuando miden de 10 a 12 mm., caen al fondo comenzando su vida bentónica.

Como os habréis imaginado mi preparación ha sido lo más natural posible... el marisco lo merecía:


COCER CIGALAS.-


Se pone el agua a hervir añadiendo 70 gr. de sal por litro de agua con dos hojitas de laurel y se espera a que rompa a hervir.


Una vez que está el agua hirviendo se introducen las cigalas y se espera a que vuelva a hervir el agua otra vez.


A partir de ahí se empieza a contar el tiempo.


Según los tamaños los tiempos son:


- de 50 gr. a 100 gr.: 2 minutos

- de 110 gr. a 150 gr.: 3 minutos

- de 160 gr. a 200 gr.: 4 minutos

- de 210 gr. para arriba: 5 minutos





No hay comentarios:

Publicar un comentario