jueves, 25 de marzo de 2010

TARTAR DE TERNERA O STEAK TARTARE


¿Invento de una tribu mongol o de algún escritor francés?

Ayer, los amigos de DON CHIRINGO me prepararon para comer en la oficina un exquisito TARTAR DE TERNERA. Disfruté del plato ante la mirada de mi tía en la que se mezclaban curiosidad y aversión.

El tartar de ternera es un plato que se sirve frío elaborado con carne picada cruda y mezclado con cebolla y alcaparras picadas finamente. Se le incorpora con salsa Worcestershire, Perrins, mostaza de Dijon… Se presenta usualmente con una yema de huevo en la parte superior… Es un plato de contundente sabor…






Sinceramente estaba delicioso…

Y cómo sabéis de mis inquietudes históricas me he puesto a investigar un poquito sobre el origen de este plato…

Así como en otras ocasiones está clara la evolución de una receta y justificada la utilización de un determinado producto, existen versiones muy dispares sobre el nacimiento del ahora conceptuado como plato gourmet…

Según la leyenda, los tártaros, pueblo que domino partes de Asia y de Europa Oriental bajo el yugo de Gengis Khan en el siglo XIII, ponían filetes entre la silla y el espinazo del caballo, para transportar y conservar la carne, y sobre todo para ablandarla, pues la consumían cruda…





Muchos historiadores dudan de la veracidad de esta extendida afirmación, pues es prácticamente imposible que tras varias horas de cabalgada, y estando la carne en contacto con el sudor del animal fuese apropiada para consumir… (prefiero no pensar en ello).

Pero más cerca de nuestros días, ¿cuál es el momento en que este plato resurge en la historia gastronómica?

Aquí es donde entran los escritores franceses, también son muchos los que atribuyen la invención del plato a Julio Verne, pues en su obra Miguel Strogoff (1876) menciona el “tartar”, pero ya en 1845 Alejandro Dumas hablaba sobre el “tartar de cabra” en su libro El Conde de Montecristo ¿?




Es en 1950 cuando comienza a ser más popular el STEAK TARTAR. Se acompañaba la carne picada con una yema de huevo cruda, y se mezclaba con alcaparras, cebolla y perejil, ingredientes integrantes de la salsa tártara. ¿De ahí el nombre?

Pues no, todavía existe otra teoría, el término tartar se aplica en francés a la palabra “crudo”…

Quedaos con la opción que más os convenza, pero lo único que me ha quedado claro después de visitar más de veinte páginas, incluso algunas en inglés y francés, es que la carne del Tartar de ternera es mejor picarla a cuchillo…

4 comentarios:

  1. Que rico, me encanta este plato es una de mis comidas favoritas aunque nunca la prepare, a mi marido no le gusta nada crudo, y hacerlo para una sola persona la verdad es que me da pereza.

    Besitos.
    Nuria

    ResponderEliminar
  2. en este caso, carne de ternera picadita a cuchillo, con cebolleta, alcaparras, aceitunas verdes y pepinillo, todo mezclado con un poco de mostaza, kepchup, tabasco y una yema de huevo cruda.......
    un besazo

    ResponderEliminar
  3. Te comprendo, Nuria, aunque a mi afortunadamente no me pasa, mi compañero de viaje es gastronómicamente bastante mas abierto que yo... Pero te confesaré algo... a veces es divertido y gratificante cocinar para uno mismo... a él le haces un costillar de ibérico, pasadito y tú disfruta de un buen tartar...

    ResponderEliminar
  4. Este mensaje es para mi cocinera diaria... Arantxa... Considero que como en los viejos tiempos los grandes chefs han de guardar los secretos para sí... Así que os he hablado en el post de lo tradicional de esta receta: Perrins, Worcestershire... Arantxa, desde DON CHIRINGO, como siempre generosa, comparte la receta con todos nosotros: cebolleta, alcaparras, aceitunas verdes y pepinillo, todo mezclado con un poco de mostaza, kepchup, tabasco y una yema de huevo cruda... Eso sí, la ternera picada a cuchillo... Arantxa, gracias una vez más...

    ResponderEliminar