lunes, 19 de abril de 2010

CARMENCITA O LA BUENA COCINERA.-

¿Quién no ha recopilado en alguna ocasión sus recetas en fichas, cuadernos y, en tiempos más modernos, en su ordenador? Yo creo que he empezado mil libretas en las que pretendía conservar, como si de joyas se tratase, todos los conocimientos adquiridos y todas las recetas que consideraba habían resultado exitosas para repetirlas en futuras experiencias...






Como resultado tengo varios estantes de mi librería ocupados por ingente material que aglutina, una y otra vez las mismas recetas, pues comienzo pasando a limpio las primeras al nuevo cuaderno de diseño que me he comprado para terminar aburriéndome enseguida y plasmando nuevas recetas, con lo cual no puedo deshacerme del primero pues me faltan un montón de recetas que he de pasar a limpio... ¡Qué agobio!




Afortunadamente no era éste el caso de Dña. Eladia M. de Carpinell, he localizado una reseña publicada en La Vanguardia, el 5 de Enero de 1899 que no tiene desperdicio:

“La distinguida Sra. D.a Eladia M. de Carpinell ha publicado, bajo el título de Carmencita ó sea la Buena Cocinera, un útilísimo libro de cocina que recomendamos á nuestras lectoras por la claridad en las explicaciones y el exacto cálculo de las cantidades. Dicho libro solo cuesta 10 reales y se vende en casa de la autora, calle de los Angeles, 16, 1.°, 2.a; en el colmado de Padrós,' Ronda de S. Pedro, 38, y en el de Antonell, Lauria, 66."


http://hemeroteca.lavanguardia.es/preview/1899/01/05/pagina-2/33400575/pdf.html








El caso es que la buena señora iba escribiendo y guardando sus recetas para transmitírselas a su hija. Sus amigas (Oh!, las amigas!!) admirando su obra convencieron a la cocinera-escritora para que las publicase. Dice el prólogo escrito por la autora:

“Conjunto de ellas es la presente obrita, que espero será acogida con benevolencia, tanto porque he procurado que resulte al alcance de todas las inteligencias (¡¡!!), como porque, comprendiendo cocina española, catalana, cubana, americana, francesa e italiana, puede satisfacer todos los gustos y llena todas las necesidades... (encima se trata de una obra multicultural...)

Pues la denominada “obrita” se ha reeditado y ampliado con recetas de la hija a la que iba dedicada (Dª Carmen J. Carpinell) y también por D. Juan Cabané (que deduzco se trataba del yerno de doña Eladia).





Os comentaré que adquirí el librito en cuestión el pasado verano, y se trataba, nada menos que, de la TRIGESIMA NONA EDICION (39 ediciones de un libro de cocina escrito por una ama de casa...) Sólo he de poner en práctica alguna de sus recetas, prometo post y fotos...

Para terminar me gustaría dejaros alguno de los AVISOS que doña Eladia ha tenido a bien ofrecernos al final del Recetario:

- Siempre que para guisar se use perejil, debe machacarse; porque entero, si se quema, repugna.

- El Baking-Powder o polvo Royal se usa en vez de bicarbonato, para que los bizcochos queden ahuecados; se vende en las droguerías ¿?

- Para las personas a quienes repugne el gusto de azafrán en la sopa y la deseen con color, puede usarse el chorizo o sobrasada mallorquina, que da buen gusto y color...

Amena lectura...

No hay comentarios:

Publicar un comentario