martes, 18 de mayo de 2010

MUTIS, club, restaurante, coctelería y cabaret – BARCELONA






Realmente soy una osada, me atrevo a publicar un post con semejante título sin tener ni idea de lo que estoy hablando... Aunque algún periodista gastronómico critique las actitudes de los bloggers de “copiar y referirse a páginas que no son propias”, en mi modesta (siempre) opinión, sigo creyendo que tenemos que centrarnos en porque comenzamos a escribir un blog... (esta definición la he tomado prestada de la Wikipedia y me parece sumamente acertada)





“Un blog, o en español también una bitácora, es un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos o artículos de uno o varios autores, apareciendo primero el más reciente, donde el autor conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente. El nombre bitácora está basado en los cuadernos de bitácora, cuadernos de viaje que se utilizaban en los barcos para relatar el desarrollo del viaje y que se guardaban en la bitácora. Aunque el nombre se ha popularizado en los últimos años a raíz de su utilización en diferentes ámbitos, el cuaderno de trabajo o bitácora ha sido utilizado desde siempre. El blog moderno es una evolución de los diarios en línea, donde la gente escribía sobre su vida personal, como si fuesen un diario íntimo pero en red. Justin Hall, quien escribió desde 1994 su blog personal, mientras era estudiante de la Universidad de Swarthmore, es reconocido generalmente como uno de los primeros blogueros. Una particularidad que diferencia a los weblogs de los sitios de noticias, es que las anotaciones suelen incluir múltiples enlaces a otras páginas web, como referencias o para ampliar la información agregada.”

Pues eso, que me atrevo a copiar un fragmento que he tomado prestado del último post publicado en el blog de Marta Fernández Guadaño... (a la que tuve el placer de conocer personalmente en una “porta pechada” del Abastos 2.0) que me ha intrigado mucho, mucho...


En el portal de este edificio y a través de sus seculares escaleras, sería fácil toparse con un industrial catalán llamado Savolta o con un surrealista detective fugado de un manicomio resolviendo "El Misterio de la Cripta Embrujada". Porque, sin duda, esos personajes (creados por el escritor Eduardo Mendoza para, respectivamente, dibujar la burguesía catalana de 1917 y caricaturizar las debilidades de la sociedad del siglo XX) podrían habitar perfectamente en el mismo edificio barcelonés que alberga Mutis.

Para presentar este rincón, hay que empezar por enumerar sus noes: dice no ser un restaurante; no se trata de un reservado, ni del comedor privado de otro establecimiento; no tiene teléfono de reserva; no es un local abierto al público y, para rematar su jugada estratégica, no aspira a ser conocido





Si queréis disfrutar de todo el post: http://blogs.expansion.com/blogs/web/gastroeconomia.html?opcion=1&codPost=56885


Me quedo con aquello de que “no aspira a la celebridad... “ Estaremos en Barcelona el 1 y el 2 de Junio, la primera noche se la dedicamos a DOS CIELOS, la segunda ya veremos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario