miércoles, 21 de julio de 2010

ENSALADA TIBIA DE BONITO.-


Os consta mi admiración por Carme Ruscalleda, pero quizás lo que más me fascina de esta cocinera es su pasión cuando expresa la sencillez de la cocina.


Hace unos meses adquirí una de sus obras: “La cocina mediterránea de Carme Ruscalleda”






El libro es estupendo y las imágenes envidiables. Para muestra de lo que Carme quiere transmitirnos os ofrezco un párrafo del prólogo que detalla una serie de recomendaciones fantásticas e impregnadas del sobrio carácter de la “triestrellada” chef.

“ Cocinar no es difícil. Sólo es preciso algo de tiempo, buena voluntad e ingredientes naturales. El mundo en que vivimos no nos permite aprender a cocinar de forma espontánea en el seno familiar(…) La mejor manera de introducirse en este mundo de la cocina y de la alimentación en general es visitar los mercados, conocer las ofertas de los productos frescos y de calidad de cada temporada, y dejar que entren en nuestras vidas a través de la puerta de la cocina (…) El libro que tienes entre las manos no es un recetario más entre los muchos que proliferan actualmente aprovechando el gran tirón popular y mediático que disfruta la gastronomía en estos momentos. Este es un libro de cocina con recetas que funcionan y con las que se puede iniciar todo aquel que sienta una mínima curiosidad por el arte culinario.

Carme Ruscalleda, 2007”

De este libro he tomado la receta en la que hoy me inspiro:

ENSALADA TIBIA DE BONITO

Para empezar pelamos tomates, en esta ocasión descubrí la técnica de escaldarlos unos segundos, previo corte en la parte inferior y luego los sumergí en agua helada, realmente fantástico truco. El tomate conserva color y textura y resulta infantil sacarles la piel…

Hemos de limpiar los filetes de bonito, eliminando pieles y espinas. Los conservamos aliñados con aceite de oliva en el frigorífico. El aroma de la oliva perfuma agradablemente el bonito.

Como ya os comentaba busco recetas sencillas, resultonas y sobre todo agradables, el montaje es facilito:

Base de lechuga variada, tomate cortado y cerezas despepitadas todo perfectamente aliñado con aceite de oliva virgen, un buen vinagre, sal maldon, pimienta negra recién molida…






El bonito lo marcamos en una sartén antiadherente, yo previamente lo había cortado en bastones para facilitar el cierre por todos los lados. Lo incorporamos a la ensalada previamente preparada.

En esta ocasión quise probar algo diferente, y a modo de sorpresa rellené el tomate que conservé entero de queso crema… Lo vacié previamente por la parte inferior con la ayuda de una cucharita saca-bocados e introduje el queso… Realmente exquisito, para la próxima pruebo a rellenarlo con brandada de bacalao…






Un plato asequible, diferente y exquisito, no dejéis de probarlo…


2 comentarios:

  1. Oye, que rico que tiene que estar la ensalada.
    Tiene un aspecto muy apetecible.
    Besos y gracias por compartirla.
    Núria

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡mira que me gusta a mi el bonito!!! y que difícil es encontrarlo bien preparado en sitios "normales".

    A ver si vamos aprendiendo entre todos con recetas tan sencillas, pero fantásticas, como esta.

    un beso

    ResponderEliminar