miércoles, 11 de agosto de 2010

CARPACCIO DE PRESA IBÉRICA.-



Cuando observo que uno de los entrantes que figura en la carta de alguno de los restaurantes que visito es CARPACCIO, me resulta bastante complicado resistirme.


Aunque el fundamento de la receta es similar, en cada establecimiento se preparan esas finas láminas de carne en crudo con diferentes matices y acompañamientos lo que nos permite disfrutar de distintos sabores basándonos en el mismo registro.


Aunque el carpaccio clásico y original era de ternera o buey, hoy en día podemos encontrarlo de multitud de alimentos: carne de potro, de avestruz, de toro; de diferentes pescados o mariscos: rape, bacalao, salmón, gambas, vieiras; incluso de hongos y frutas.





El otro día descubrí en el Supermercado de El Corte Inglés un CARPACCIO DE PRESA IBÉRICA. Sabéis que me encanta experimentar, así que decidí preparar un carpaccio innovador:


CARPACCIO DE PRESA IBÉRICA CON CEREZAS Y PARMIGIANO REGGIANO SOBRE LECHO DE ESPINACAS SALTEADAS CON PIÑONES.-


¿Rimbombante, no? A pesar del aparatoso nombrecito que le he impuesto al plato, su preparación es muy sencilla:


Salteamos espinacas y piñones. Le añadí jamoncito picado, para contrastar con la carne cruda del carpaccio.





Lo colocamos como base en una fuente. Alrededor rodajas de tomate y en el centro el carpaccio de presa ibérica. Tenía cerezas en la nevera, así que me apeteció incorporarlas deshuesadas y a la mitad proponiendo un gusto jugoso y fresquito.





Aliñamos el carpaccio con un aceite de oliva al ajo y en lugar de limón le incorporé un estupendo vinagre a la miel (del que os daré mas referencias en un próximo post). No puede faltar la pimienta negra recién molida y sobre todo el conjunto un queso Parmigiano-Reggiano rallado en el momento…





Fantásticos sabores para disfrutar de una cenita veraniega… El carpaccio nos encantó, el sabor menos intenso que el de la ternera es francamente agradable. Sin duda repetiremos la experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario