martes, 28 de diciembre de 2010

COMIENDO EN NAVIDAD…


Leía hace unos días un interesante post de Jorge Guitián – Gourmet de Provincias que versaba sobre la erradicación de costumbres paganas por parte del cristianismo, nota que me viene al pelo para la entrada que me apetece escribir hoy…




Vieiras a la gallega – Nochebuena 2010 – por Susana


Sé que ya lo he mencionado en otras ocasiones, pero estas festividades son quizás el más claro ejemplo de la profunda asociación que existe entre las reuniones, encuentros o celebraciones y la gastronomía. Las fiestas navideñas son la excusa perfecta para convertir nuestras cenas y comidas en auténticos excesos alimentarios. El despliegue de platos que se presentan suponen un auténtico esfuerzo para muchos bolsillos, pero aún así, todos justificamos esta exageración argumentando aquello de: “para una vez que nos reunimos…”




Almejas a la marinera – Navidad 2010 – por Arantxa Costas (Catering Don Chiringo)


Buscando el origen de las comidas navideñas di con una teoría que se repite en numerosas ocasiones, y es que entre el día 21 y el 25 de Diciembre en el Imperio Romano se celebraban unos importantes festejos que se denominaban “Saturnales”. Con ellas se celebraba el término de la época más oscura del año y la llegada del Sol. Durante siete días tenían lugar abundantes banquetes, espectáculos e incluso se intercambiaban regalos. Cuentan que hasta los esclavos recibían raciones extra de alimentos…




Langostinos al horno – Nochebuena 2010 – por Susana






Camarones cocidos – Navidad 2010 – El Corte Inglés






Merluza a la cazuela con berberechos – Nochebuena 2010 – por Susana




Pudding de repollo – Navidad 2010 – por Merchy (mi mamá)


Pegando otro salto temporal me he encontrado esta joyita publicada por el diario ABC en Diciembre de 1959…




Me sorprendió descubrir que antes de esta fecha ya existieran bulos e indultos que te libraban del temible ayuno, pero que en 1959 el Papa concediese a los fieles de todo el mundo la gracia de anticipar el día de abstinencia al día 23 de Diciembre, nos indica que las cenas familiares del día 24 de Diciembre consiguieron imponerse invirtiendo el orden establecido: el 23 de Diciembre ayuno, el 24 de Diciembre primero la cuchipanda y luego Misa del Gallo…




Capón de Vilalba asado al gusto de Cunqueiro – Navidad 2010 – por David






Entrecot a la piedra – Nochebuena 2010 – por Gema.



En fin, tras esta exhibición de imágenes correspondientes a algunos de los platos que en menos de veinticuatro horas me he metido entre pecho y espalda, he llegado a la conclusión de que,  tras algunas etapas más moderadas en la historia, todo vuelve a los orígenes y el que más o el que menos continúa excediéndose como un AUTÉNTICO ROMANO… ¿o no?

Y todavía nos queda FIN DE AÑO, PRIMERO DE AÑO, VÍSPERA DE REYES y REYES… Para que luego digan que la importancia de la gastronomía es relativa…



Cómo han cambiado los tiempos… Estoy convencida de que mis sobrinos desconocen el significado de la palabra ayuno y pondrían una cara auténticamente desconcertada si les contase que hace cincuenta años prácticamente todos se abstenían de ingerir carnívoros bocados en determinados períodos…


Como comprenderéis el período de ayuno era demasiado amplio, por lo que con el paso del tiempo se fue reduciendo hasta que sólo se contempla durante la noche del 24 de Diciembre, vigilia de Navidad, pudiéndose ingerir alimentos con posterioridad a la MISA DEL GALLO. Esta situación podría justificar el origen actual de la cena de Nochebuena… Este período de sacrificio proporcionaría a los cristianos la enorme satisfacción de la abundante cena…



Lo que efectivamente siguió subsistiendo fue la celebración excesiva y la alimentación desmesurada… Una vez que la jerarquía cristiana estuvo firmemente asentada comenzó a eliminar elementos “subversivos” que seguían practicándose durante la Navidad, comenzando por los juegos de circo (en el año 529) hasta el decreto de un ayuno desde Navidad hasta Epifanía (6 de Enero) en el año 1.110, debido a los desmanes populares durante aquellos festejos.


Llega el cristianismo a Roma y como en otros muchos lugares, utiliza aquellos símbolos paganos tan arraigados como los Saturnales haciendo coincidir el nacimiento de Jesucristo con la noche del 24 de Diciembre… Poco a poco, cada vez eran más los que celebraban la Navidad mientras la asistencia a los actos politeístas romanos iba descendiendo hasta desaparecer…

lunes, 27 de diciembre de 2010

COCINANDO CAPON DE VILALBA EN NAVIDAD.-


Nuestra estupenda visita a VILALBA del pasado 10 de Diciembre (http://laprendizdechef.blogspot.com/2010/12/capon-de-vilalba-un-plato-de-reyes.html) todavía nos proporcionó una sorpresa más. Durante nuestra degustación en el MESON DO CAMPO, se realizó un sorteo de libros, varios quesos San Simón, y un capón obsequiado por CAPONES AURORA. Me entusiasmó que David hubiese ganado el libro “EL CAPON DE VILALBA Y SU COCINA”, de Ediciones Trea y escrito por Matilde Felpeto Lagoa…




Pero cuando le tocó el turno al “premio gordo”: el CAPON DE VILALBA,  casi me da un infarto cuando Miguel Vila – Colineta leyó el nombre de la papeleta extraída por la mano inocente de un sonriente camarero del MESON DO CAMPO…




Os confesaré que mientras Miguel me hacía la simbólica entrega del fémur del capón que acabábamos de zamparnos en el MESON DO CAMPO (ya os hablaré de esta degustación), mi cabeza no dejaba de dar vueltas preguntándose cómo iba a arreglármelas para conseguir preparar un producto tan exclusivo, si me entraría sin problemas en el horno doméstico, si sería necesario adquirir algún recipiente de tamaño superior a los que tenía en casa, si lo cocinaría para Navidad, o tal vez para mi cumpleaños (28 de Diciembre)…




Afortunadamente, las medidas del ave no eran tan excesivas como pensábamos, encajando perfectamente tanto en fuente como horno.







Se cortan patas y cabeza y se reserva la enjundia (grasa propia del animal, esa sustancia amarilla que podéis ver sujeta con palillos)





Lo untamos con la propia grasa por dentro y por fuera, salándolo igualmente…




Tras la sugerencia de Miguel Vila, e inspirándonos en la receta del libro: “Capón asado al gusto de Cunqueiro”, mezclamos higos, orejones, ciruelas pasas, dátiles, nueces, piñones y pedacitos de manzana, con ello rellenamos el capón…




Cosemos la abertura y lo metemos en el horno, a una temperatura de 160º a 170º, en una fuente con su enjundia. Se le va dando vueltas y regándolo con la grasa de vez en cuando para que se dore bien por todos lados.





 Cuando ya esté casi hecho se riega con vino blanco y zumo de limón. Se deja diez minutos más y se apaga el horno.





“El capón debe enseñarse entero a los comensales y después trocearlo en la cocina…sirviéndolo en fuentes que conserven el calor. La salsa que queda en la fuente de horno se colocará en una salsera”.





Esta receta va acompañada de castañas cocidas peladas, pero en nuestro caso no podíamos dejar de presentar otro plato que para nosotros es muy tradicional en Navidad: el peculiar pudding de verduras de mi mamá, procedente de una receta de la abuela Lola… (otro día le dedicaré post…)




A pesar de la abundancia de entrantes y primeros platos, el capón nunca regresó a la cocina, siendo muy alabado sabor y textura y lo acertado del relleno escogido.







En fin, muchos nervios, muchas risas y una inolvidable experiencia que no podía dejar de apuntar en éste, mi querido Diario…



A nuestro particular cocinero, le teníamos guardada una sorpresilla, pues realmente asumió la responsabilidad de que la hazaña hubiese tenido un feliz final… A partir de ahora le llamaremos “el chico del capón”, ja, ja… y en su honor Papa Noel le ha dejado una preciosa camiseta…

Por primera vez en años, tuvimos que madrugar el día de Navidad para que nuestro CAPÓN llegara a la mesa a su hora… Según el libro de Matilde Felpeto, el cual consultamos en repetidas ocasiones, el capón necesita una hora de cocción más media hora por cada kilo que pese, y media más para compensar las veces que se abre el horno, o sea que un capón de 4 Kg. requiere más o menos tres horas y media.

Llegada la hora de la verdad, David se puso manos a la obra…

La noche del 22 de Diciembre recibí un simpático mail de José Luis de CAPONES AURORA, en el que me comunicaba que al día siguiente recibiría un CAPON EXTRA antes de las 13:30 a través de SEUR FRÍO…

 Armados con un metro nos dispusimos a la apertura de la caja que con puntualidad llegó a su destino…

viernes, 17 de diciembre de 2010

LA COCINA “CHAIREGA” I – PARADOR CONDES DE VILALBA.-

“Terra chá” (Tierra llana en castellano) es la comarca más extensa de Galicia, ocupando una llanura bordeada por sierras que apenas alcanzan los mil metros. Situada en la zona noroccidental de la provincia de Lugo, y al hilo del post anterior, me gustaría compartir con vosotros alguna de las excelencias gastronómicas de las que puede presumir esta comarca y que hemos tenido la oportunidad de degustar.




El viernes, víspera del evento relacionado con el capón que os comenté anteriormente, nos desplazamos a Vilalba. Nos hospedamos en el Parador Condes de Vilalba, allí donde los Andrade se alojaron desde 1360 cuando don Pedro I (el cruel o el justiciero depende de quién opine) concedió castillo y señorío de la villa a don Fernán Pérez de Andrade, héroe de las guerras de Nápoles.




Nuestro primer contacto con los bocados de “Terra Chá” tuvo lugar esa noche en el PARADOR CONDES DE VILALBA…
Bajo la propuesta ARTE BREVE DE COCINA – “A COCIÑA CHAIREGA” el Parador nos ofrece por 29 € con IVA (Bebida aparte) un recorrido por la cocina de la Terra Chá.
Comenzamos por el aperitivo: “BROCHETITA DE BUTIFARRA CON MANZANA”




Interesante combinación de sabores, nos agradó el comienzo…

 “BOCADOS DE LOS ANDRADE”
SALPICÓN DE FABAS DE LOURENZÁ
EMPANADA GRAMADA DE LOS ANDRADE
BUÑUELOS DE LACÓN Y GRELOS


El salpicón estaba correcto, pero no nos llamó en demasía la atención, eso sí el sabor de pimiento y cebollita nos recordaba perfectamente el gusto de las vinagretas que acompañan al más típico salpicón de marisco. (No puedo dejar de comentar que aunque también en Lugo, Lourenzá pertenece, sin embargo, a la comarca de la Mariña). Los buñuelos estaban francamente buenos, pero destacaría sobre todo la Empanada Gramada, aún siendo de algo tan cotidiano como el atún, la masa nos sorprendió gratamente pues a pesar de la tosca apariencia era delicadísima y se deshacía en la boca dejándonos sólo el gusto del relleno (perfectamente confeccionado, por cierto), estupenda.

“DE LOS HUERTOS Y CAPONERAS DEL TORREÓN ”

ENSALADA DE CAPÓN MARINADO CON VINAGRETA DE FRAMBUESA


Nuestra primera incursión al capón: pechugas marinadas en romero y cocinadas ligeramente al vapor, acompañadas por maíz, tomates cherry, maíz y cebolla. Os confesaré que lo que me encandiló de este plato fueron las moras. Al probarlas vinieron a mi mente recuerdos de la infancia, tenían el mismo sabor que yo recordaba de aquellos frutos que crecían salvajes…

“TARTERA DEL CONDADO DE MONTENEGRO”

JARRETE DE TERNERA AL VINO DE AMANDI CON CALABAZA Y CACHELO




Reconozco que el jarrete no es de mis carnes favoritas, quizás se trate de que nunca he probado un plato confeccionado con este corte que arrojase la melosidad que siempre espero. En este caso había trozos tiernos y jugosos junto a porciones secas y fibrosas. En mi opinión, lo más flojo del menú.

“UN QUESO EN DULCE”

SEMIFRÍO DE QUESO SAN SIMÓN SOBRE BIZCOCHO DE MAÍZ Y MIEL GALLEGA.-




Sin la menor duda, este ha sido el “plato estrella” de la degustación. El sabor ahumado característico del San Simón estaba presente en el semifrío compensado a la perfección por miel, higos, orejones y pasas. Realmente fantástico.




Nos retiramos a nuestros aposentos (no olvidemos que nos hallamos en una noble edificación), recordadme, por cierto, que he de hablaros con más detalle de la “TORRE DOS ANDRADE”…
 Al día siguiente, tras nuestra visita a CAPONES AURORA, nos esperaba una estupenda degustación en el MESON DO CAMPO… pero esa es otra historia…

 

jueves, 16 de diciembre de 2010

CAPON DE VILALBA, un plato de reyes…




Todos los años por estas fechas, recuerdo haber visto reportajes en los telediarios nacionales cuyo protagonista absoluto era el CAPON DE VILALBA. Siempre he sentido una enorme curiosidad por esta exclusiva ave que hacía las delicias de ilustres mesas…
Cuando Miguel Vila – Colineta, anunció a través de Facebook un evento que estaba diseñando, el cual nos descubriría la gastronomía de la “Terra Chá” y cuyo protagonista principal sería, como no, el CAPÓN DE VILALBA no dudamos en incorporar nuestros nombres al listado de los afortunados asistentes a tal reunión.



No conocíamos la zona, lo cual representaba para nosotros un aliciente a mayores. La Terra Chá es históricamente una región plagada de misterios, brillante, de suave relieve, de regatos zalameros y aguas calmas,  de pequeños bosquecillos repletos de leyendas. Vilalba, la capital es célebre por su gastronomía, destacando por sus ahumados quesos “San Simón da Costa” (a los que dedicaré post propio), además de por la cría de capones.
Comenzamos nuestra aventura con la visita a uno de los más importantes criadores de capones de Vilalba: CAPONES AURORA.-


La palabra capón deriva del griego kapón, y podemos definirla como “hombre o animal castrado, pollo que se castra cuando su peso alcanza el kilo, kilo y medio, tras lo cual se ceba para comerlo”
Nuestra excursión a CAPONES AURORA nos brindó la oportunidad de contemplar a estos preciosos y enormes ejemplares, además de descubrir los procesos que entraña la cría de este animal.




Según la legislación vigente, el capón ha de ser castrado quirúrgicamente antes de alcanzar la madurez sexual, lo que ocurre cuando suelen cumplir entre 45 y 60 días; una vez castrados los capones pasan por un período de engorde. Excepto en época de lluvias, los animales se crían en libertad, por lo que su alimentación se basa en hierbas del campo y en cereales.



Sorprendente resultó la localización de los testículos en el ave, la incisión para efectuar la castración se realiza bajo el ala, a la altura de las costillas inferiores, pues se hallan precisamente bajo el extremo anterior del riñón, en la zona abdominal. La propia AURORA nos mostró la cicatriz ocasionada por la operación.






A principios de Noviembre, los animales se guardan en unas jaulas especiales, denominadas “caponeras”, donde a la dieta de cereales se le incorpora patata cocida, consiguiendo, durante ese mes y medio un engorde superior.
El sacrificio de los animales se realiza artesanalmente, la víspera de la celebración de la tradicional FERIA DEL CAPÓN DE VILALBA, por los propios criadores. El capón ya ha cumplido los ocho meses. Es este un proceso importantísimo, pues es fundamental la perfecta presentación del ave.



Los animales se introducen en estos recipientes, con la cabeza hacia abajo. Dada la estrechez de los conos es imposible que los capones se revuelvan, lo que evita posibles golpes, roturas de alas, etc. Lejos de cortes en el cuello o similares, cada capón es sacrificado clavándole una cuchilla en el paladar superior.
Se eviscera y se escalda para proceder al desplumado y tras una cuidadosa limpieza ya están listos para su comercialización.



Como cada Navidad, se celebra la FERIA DEL CAPON DE VILALBA, en esta ocasión tendrá lugar el próximo domingo 19 de Diciembre. Sesenta y tres criadores de todo el ayuntamiento vilalbés presentarán sus capones que oscilarán entre 4 y 6 kgs. de peso.
 Se instalará una gran carpa en la Plaza de la Constitución para guardar a estas aves que llegarán en cestas de mimbre y que viajarán a diferentes puntos de la geografía española para deleite de exigentes paladares.
Treinta establecimientos hosteleros vilalbeses prepararán tapas basadas en el capón, además de ofrecer otros productos típicos de la zona como el Roscón de Vilalba o el queso San Simón de la costa…
También el programa COME E FALA de la Radio Galega se desplazará a Vilalba para emitir en directo desde la FERIA DEL CAPON DE VILALBA.
Si tenéis oportunidad no dejéis de disfrutar de este acontecimiento único del que existen referencias históricas de su celebración en el concello de Vilalba ya en el año 1835.
El capón se ha considerado desde la época romana en una pieza sumamente valorada, signo de prestigio y distinción social y continúa utilizándose como obsequio de prestigio.



El evento que disfrutamos el pasado Sábado nos ha aportado muchas más experiencias: degustación del capón y de diferentes platos de la cocina chairega en el MESÓN DO CAMPO y en el PARADOR DE VILALBA, quesos San Simón de la Costa, curso de Gin-Tonics de la mano de Alejandro Gómez (campeón de Galicia y sub-campeón de España en la preparación de gin-tonics…), en fin, que tengo mucho que contaros...
Continuará…

 
 
 

lunes, 6 de diciembre de 2010

"ESPÁRRAGOS" DE POBRE

Se cogen unos puerros (los "espárragos" del pobre), se les quita las hojas verdes y se deja solo la parte blanca.
Se lavan bien y se ponen a cocer, al fuego de brasas, en un cazo con agua, sal y una cucharadita de aceite.
Cuando estén se escurren, se dejan enfriar y se pasan a una fuente, sirviéndolos con una salsa.




Me he levantado inspirada y hoy he tomado de nuevo el libro COCINA PARA POBRES, de Don Alfredo Juderías. Como ya os he comentado en otras ocasiones, don Alfredo era un médico nacido en Madrid de 1910 y que se dedicó a peregrinar por pueblos y aldeas de España buscando recetas tradicionales que se degustaban habitualmente en las mesas modestas.

Con sinceridad, me llamó bastante la atención que el ESPÁRRAGO que hoy es un producto al alcance de cualquiera (y que además me encanta), estuviese considerado a mediados del siglo pasado como un “producto de lujo”, siendo sustituido por el puerro.  Así que mi natural curioso se ha puesto a investigar un poquito…





El espárrago (Asparagus officinalis) es una planta herbácea formada por tallos aéreos y por yemas. A estas yemas tiernas se les conoce como espárragos. En nuestros mercados podemos encontrarlos  verdes, incluso morados, aunque los blancos se hallan entre los más apreciados. La mutación hacia el color blanco se produce porque el espárrago blanco  crece bajo tierra y al no estar expuesto al sol no desarrolla la clorofila, responsable del verdor de los vegetales. Su recolección entraña más cuidados que los empleados para las especies nacidas en el exterior, razón que justifica el precio más elevado del espárrago blanco.





Los espárragos se han consumido desde la antigüedad, en Mesopotamia se les denominaba “asparag”, que significa brote. Romanos, griegos y egipcios también lo adoptaron en sus cocinas.

En el antiguo libro de recetas “De re coquinaria”, escrito por Apicio en el siglo III se refleja una receta que nos indica como cocinar espárragos.





Por lo visto en España existen diferentes escritos gastronómicos pertenecientes a la época de Al-Andalus en los que se presentan a los espárragos como un delicado manjar, por lo que se supone que fueron los árabes los que los introdujeron en la península.

En la Edad Media, el espárrago recuperó su calidad de planta medicinal. Por aquel entonces se le conocía como “Asparagus Officinalis”, y desde finales del siglo XV sus propiedades se incluían en los libros de especies sanadoras. Fue Luis XIV, "el rey sol", quien redescubrió el espárrago y se propagó durante el siglo XVIII a las cocinas cortesanas de la época. Por mucho tiempo, el espárrago fue deleite sólo para los que nacían entre la nobleza y el clero. También la burguesía, que luchaba por equipararse a la nobleza servía en su mesa el espárrago como un producto de lujo.






Ya en el siglo XX, con la aparición de las “latas de espárragos”, este producto se convirtió en un artículo accesible a las masas, permitiéndonos disfrutar de este apreciado vegetal.

En España tenemos dos denominaciones de origen reconocidas: el espárrago de Navarra y el espárrago de Huétor-Tajar (Granada).

En nuestro viaje a GASTROTUR – I FERIA DE GASTRONOMIA Y TURISMO DE GRANADA, fuimos obsequiados con una lata de Espárragos Trigueros de Huétor-Tajar.






El “espárrago de Huétor-Tajar (Granada)” es similar al espárrago triguero silvestre habitual en las regiones mediterráneas y procede de variedades autóctonas seleccionadas en la zona. Sus turiones, de color verde-morado, presentan una textura tierna carnosa y firme, así como un delicado sabor amargo y dulce a la vez, y un profundo aroma, que recuerda al espárrago triguero silvestre.

La denominación “espárrago de Navarra”, se aplica a espárragos de coloración blanca, textura suave, con fibrosidad escasa o nula y un perfecto equilibrio en la suavidad de su amargor en el paladar y su producción abarca Navarra, La Rioja y Aragón.

Podemos prepararlos cocidos, fritos, a la brasa, como acompañamiento de carnes y pescados, incorporados a ensaladas frías, con huevos, con mayonesa…






Personalmente me encantan con ajo picadito, un chorrito de vinagre y un buen aceite de oliva virgen extra…


domingo, 5 de diciembre de 2010

a-ti, Turismo Rural – VALDERREY (León)


Quizás se deba a esta tarde desapacible, lluviosa y oscura que estamos viviendo... O es probable que sea la -a veces necesaria- melancolía que me invade hoy… También cabe la posibilidad de que me abrume tanto lacrimógeno cine navideño vespertino con el que comienzan a bombardearnos...
La cuestión es que me ha venido a la memoria la pequeña excursión que a la zona de Astorga realizamos en Semana Santa, y desenvolviendo ese recuerdo me ha llegado la inspiración para hablaros de una típica casa maragata, totalmente restaurada,  en el pueblo de Valderrey (León ) con la que me sorprendió David…



a–ti, así con minúsculas, como no queriendo llamar en exceso la atención, sin embargo, un lugar especial que merece la pena ser disfrutado.
Pero he de empezar desde el principio, habíamos estado en Madrid y nos dirigíamos a León y el viaje no estaba resultando tan grato como esperábamos, el coche nos estaba dando problemas…



(La rueda delantera destrozada, obsérvese el manual de instrucciones sobre el suelo, ja, ja, ja…)
Tras el intranquilo trayecto supongo que me comprenderéis si os digo que fue un auténtico alivio llegar por fin a la casa rural… Como siempre que se confabulan los hados, tras toda la tensión acumulada, el lugar escogido para disfrutar de Astorga no hubiera podido ser más cálido, apacible y encantador…
A 7 km. de Astorga, en plena Ruta de la Plata, se sitúa el pequeño pueblecito de Valderrey, con apenas 700 habitantes y a unos 50 kms. de León capital.
Una antigua iglesia con campanario, en no demasiado buen estado, nos llamó poderosamente la atención…












y allí, entre aquellas casitas encontramos  a–ti.



El exterior nos presenta efectivamente el peculiar aspecto de la construcción maragata: un importante portalón nos recibe, una casa espaciosa, girando en torno a un amplio patio central empedrado… Se utilizan los propios materiales que ofrece la tierra donde se asienta: Piedra, barro y madera… Los muros en mampostería, sin huecos. La madera en las barandillas silueteadas…





Importante para los maragatos el grueso portón con herrajes…
Y si bien el exterior nos deleitaba con un histórico edificio, el interior nos sorprendía con un modernísimo diseño.
Cinco habitaciones dotadas con todas las comodidades, nosotros disfrutamos de la llamada “Laguna”.





Cálida, apacible, encantadora son algunos de los calificativos que merece nuestra estancia en esta casa rural.
La zona común, un pequeño comedor con salita de estar decorados con delicado gusto y multitud de detalles…









En el comedor disfrutamos de nuestro desayuno,  muy sencillo, café o cacao con leche, zumo de naranja, mermeladas, mantequilla, unos bollitos de pan, yogures… Nos hizo mucha gracia el huevo frito que prepararon al momento.



Los propietarios, a la par que gestores de a–ti son dos holandeses que huyeron del bullicio de la gran ciudad para trasladarse a tan relajado paraje…



Gracias a vosotros, Arie y Willi, ha sido un auténtico privilegio haber disfrutado de vuestra hospitalidad.


Plaza España 9
24793  Valderrey
León - España
Tel:  987637154
Movil: 679517260
E-mail: a-ti@a-ti.es

Tras nuestra estancia en lugar tan sosegado nos dirigimos hacia el monte Teleno… Foncebadón nos esperaba y allí descubrimos la “Taberna de Gaia”, y si hasta el momento el viaje había resultado intenso, allí comenzó a nevar… pero esa es otra historia…