domingo, 17 de abril de 2011

MESÓN ABELARDO – PUEBLA DE SANABRIA.-

Leíamos el viernes un interesante post publicado por el GOURMET DE PROVINCIAS en su blog con el que no podría estar más de acuerdo, pues nos advierte sobre “el concepto equivocado del lujo gastronómico; lo aparente y lo barato; los falsos símbolos de estatus o de modernidad” y finalizaba solicitando información sobre algún establecimiento en Sanabria donde pueda tomar un buen potaje de garbanzos, unas alubias sin tonterías y salir contento.”
Estoy convencida que en Puebla de Sanabria siguen existiendo establecimientos dedicados a la buena cocina tradicional pero, atendiendo la sugerencia de David, me gustaría recordar un local que visitamos el pasado mes de Mayo, y así aprovecho la coyuntura para publicar post pendiente…




Con motivo del Madrid Open 2010, David quiso hacer un regalo especial a nuestro sobrino Esteban, así que nos liamos la manta a la cabeza y nos dirigimos a la capital, donde disfrutamos todos de una experiencia magnífica…

 




Vivimos una estupenda final y a la mañana siguiente emprendimos camino hacia Galicia con un fenomenal sabor de boca. Durante nuestra estancia en Madrid degustamos bastante “cocina de diseño” y quien más quien menos (sobre todo Esteban), ansiábamos disfrutar de algo de cocina más clásica…
PUEBLA DE SANABRIA es un parada prácticamente fija, bien sea de entrada o de salida, para los gallegos que cogemos el coche y nos desplazamos fuera de nuestra tierra. No llevábamos información alguna, pero aún así nos convencimos de que encontraríamos un buen sitio donde comer, nos quedaban 250 kilómetros, así que para reponer fuerzas un bocadito y un descanso…



La verdad es que, a diferencia de Jorge, tuvimos suerte y encontramos lo que buscábamos… Tras una vuelta por la preciosa villa para tomarle el pulso, nos encontramos con el MESÓN ABELARDO .




Siempre digo que una comida no resulta inolvidable sólo por los platos en sí, sino que es un conjunto de factores que se conjugan y consiguen que una simple pitanza se convierta en una experiencia única.
Los tres recordamos con afecto nuestra comida en el MESÓN ABELARDO, no sólo por los platos, que estaban deliciosos, sino también por el estupendo trato recibido.
Se nos antojaba todo, así que David y yo nos decidimos por picotear de varias fuentes y Esteban se metió una chuleta de vacuno zamorano entre pecho y espalda que pienso le supo a gloria… Os cuento:

PULPO A LA SANABRESA.-



Lo de la exquisitez del pulpo en las zonas interiores definitivamente no es leyenda…

CALLOS MESÓN.-


  

¡Qué buenos!, francamente nos encantaron…
Pero os confesaré que lo que más me gusto, quizás por las raras ocasiones en que tengo oportunidad de disfrutarla fue

LENGUA ESTOFADA.-




Recuerdo con gusto la “lengua escarlata” que preparaba mi abuela… La que nos ofrece el MESÓN ABELARDO resultó perfecta en su elaboración y riquísima…

CHULETA DE TERNERA.-




Sabrosa y en su punto…
Y de postre

MOUSSE DE LIMÓN.-


¿Qué más se puede pedir?

Quizás eso de que te reciban con una carta que te indique que las especialidades de la casa son: El plato, el trato y mucho amor en la cocina es importante, ¿no?



Me encanta disfrutar de la cocina de diseño, pero siempre he creído que esto no es incompatible con mi afición a la cocina tradicional, pienso que es importante que tengamos la opción de saborear ambas tendencias para conseguir lo que en el fondo la mayoría buscamos en la comida: el disfrute de un placer…

1 comentario:

  1. Pues como también coincido con lo que dijo Jorge sobre el mal entendido lujo gastronómico ligado directamente al equivocado concepto de cocina creativa copiada sin más, os copio el nombre de este local, para la próxima vez que a mi también me toque parar por ahí...

    Creo que la última vez, acabé en el Parador con mi hija tomando en la terraza unos huevos fritos con morcilla pero ¡¡sin patatas!! que encima me parecieron carísimos...

    Tomo buena nota del recado...

    ResponderEliminar