sábado, 10 de septiembre de 2011

NOTAS DE COCINA DE LEONARDO DA VINCI, EL CODEX ROMANOFF, LAS GASTRONOTAS DE CAPEL Y LAS CABRAS EN LAS COCINAS…

Leía hace unos días en las GASTRONOTAS DE CAPEL, una referencia sobre un libro que he reseñado en algunas ocasiones por lo curioso de sus interpretaciones y porque me pareció un magnífico ejercicio imaginativo escrito con mucho humor… NOTAS DE COCINA DE LEONARDO DA VINCI.

En el mencionado artículo, Capel nos aclara que “que el supuesto manuscrito original de Da Vinci que se denominó “Codex Romanoff” no está en el museo de l´Hermitage (Leningrado) como algunos piensan ni en poder de los herederos del genio renacentista. No está porque no existe. Hablamos de un libro imaginado cuyo contenido es completamente falso.”



Me quedo con un apunte de uno de los Prólogos de la obra, firmado por el doctor Marino Albinese, Presidente del Círcolo Enogastronómico d´Italia…

“Siempre se ha considerado extraño que alguien con tanta curiosidad por todo como era Leonardo da Vinci hubiera dejado tan pocos documentos en relación con su interés por la comida y la cocina…”

De lo que no cabe la menor de las dudas es que Leonardo es una de las figuras más fascinantes del Renacimiento y ha dado lugar a un buen número de leyendas sobre su persona y su obra, y dado que tomó parte en campos tan diferentes como la pintura o la botánica… arte, ciencia… ¿Por qué no también gastronomía?



Investigando, investigando, he localizado un documento de la BIBLIOTECA PÚBLICA DE CUENCA en el que se menciona el dichoso “Códice Romanoff”…

“Leonardo tenía la costumbre de llevar encima libretas en las que iba anotando bosquejos,  observaciones escritas sobre cualquier cosa que despertaba su ilimitada curiosidad o  reflexiones, que luego compilaba en cuadernos de tamaño mayor. Se cuenta que Leonardo primero dibujaba y a continuación añadía los textos explicativos en los huecos que dejaban las ilustraciones. Normalmente escribía una página y dejaba las siguientes en blanco para completar el tema en un futuro próximo, que no solía llegar nunca, así que, tiempo después, aprovechaba los huecos para anotar otros asuntos.

Los escritos recuperados de Leonardo están hoy divididos en varios Códices: Códice Arundel, Códice Ashburnham, Códice Atlanticus, Códice Forster, Códice Inst. de Francia, Códice Madrid, Códice Romanoff, Códice Trivulziano, Códice Vuelo pájaros,  Códice Windsor…”

En fin, como amante que soy de los grandes misterios que guarda la historia y reconociéndome una auténtica ignorante en el tema, simplemente me quedo con el estupendo trabajo de Shelagh y Jonathan Routh y os dejo una perla…

“de las cabras en las cocinas”
No hay sitio en mi cocina para las cabras. Si está viva es hedionda y todo lo devora, incluyendo mis mesas y bancos. Muerta es aún más hedionda. Para deshacerte del hedor de la cabra, deshazte de la cabra.


1 comentario: