lunes, 6 de febrero de 2012

HUEVOS DE AVESTRUZ EN EGIPTO Y EN LA TAPERIA BONUM BONUM – VIGO




“Existe un huevo de avestruz actualmente depositado en el museo de Nubia, al sur de Egipto. El huevo en cuestión fue hallado en la tumba 96 del cementerio 102, en Nubia, por el arqueólogo inglés Cecil Mallaby Firth. Fecha del descubrimiento: 1907. La historia parece simple; el huevo fue pintado y, finalmente, depositado junto al cadáver. Evidentemente se trataba de un objeto muy querido por el difunto. En una de las superficies se aprecian los dibujos de una avestruz y algunas plantas. En la cara opuesta, otra escena oficialmente imposible: lo que parece el curso del río Nilo y las siluetas de unas construcciones muy familiares... ¡las tres pirámides de la meseta de Gizeh!


El hallazgo no tendría mayor importancia, de no ser por un pequeño-gran detalle. Según los investigadores, los restos humanos de la citada tumba 96 se remontan a la llamada cultura Nagada I. Es decir, alrededor del año 7000 antes del presente. ¿Siete mil años? Si la arqueología afirma que las pirámides fueron construidas hace 4.600 años, ¿cómo es que aparecen dibujadas en una sepultura de hace 7.000?



Reanudamos hoy, tras dos meses de “abstinencia” –podéis creerme que totalmente ajena a mi voluntad-, nuestras actividades reporteriles gastronómicas y me gustaría comenzar hablando de un producto, para mí bastante exótico, que he tenido la oportunidad de degustar estas Navidades.



Pues sí, HUEVOS DE AVESTRUZ!!!
Para entrar en materia he localizado un interesante documento de la Universidad de Castilla-La Mancha sobre la cría de avestruces…
“Originario de Asia, el avestruz tras diversas migraciones se asentó en el continente africano, unas pinturas rupestres constatan su presencia en el Sahara hace unos 9000 años.

A partir de la segunda mitad del S.XVIII y en el S.XIX empieza a formar parte de los animales domesticados por el hombre. La explotación del avestruz como ganadería no tradicional no es un negocio nuevo, sus orígenes los podemos encontrar a finales del siglo pasado en Sudáfrica.


En sus inicios la explotación se centro en la piel y en las plumas siendo un negocio dirigido y explotado por muy pocas personas hasta llegar a nuestros días en los cuales se aprovecha todo lo que el animal produce, especialmente la carne y la piel, y generando subproductos muy apreciados y de gran valor comercial como son las plumas y huevos fértiles e infértiles, estos últimos para consumo humano o como elemento decorativo.


 Mujer con sombrero de plumas de avestruz, estudio costumbrista
Hans Holbein el joven (ca. 1497-1543) Pintor alemán.

La explotación industrial la podemos encontrar en sitios tan dispares como Sudáfrica, Australia, Inglaterra, España y otros.

La mayoría de las hembras empiezan a poner huevos entre los dos y tres años de edad y su vida reproductiva es de unos cuarenta años. Una hembra madura tiene una producción anual promedio de 40 a 60 huevos durante la estación de postura que va de marzo a octubre. Un huevo de avestruz pesa alrededor de 1.5 kg lo que equivale a 24 huevos de gallina.

La composición química del huevo es en cada uno de sus tres elementos (cáscara, clara y yema), prácticamente idéntica a la del huevo de gallina. La cáscara de color blanquecino o algo amarillento, tiene una superficie de ligera cáscara de naranja que disimula los innumerables poros. Su espesor varía de 2 a 3 mm. La clara está constituida por una masa única de color amarillo transparente. La yema es de proporción más pequeña que la de la gallina y es de color amarillo anaranjado con ligeros reflejos verdosos.”

Tras este preámbulo informativo pasamos directamente al grano, o mejor dicho, al “huevo” degustado en BONUM BONUM - VIGO


 
El plato preparado en BONUM BONUM con el “HUEVO DE AVESTRUZ” consiste en una fuente tipo “paella” que también incluye setas, patatas fritas y jamón serrano…



El sabor del huevo de avestruz es muy parecido al de gallina, aunque más soso, quizás la diferencia más señalada se encuentre en la clara, algo menos consistente. Como podréis observar, dado su tamaño, es importante que sean bastantes los comensales que se animen a disfrutarlo… Ahh!! y en gran parte de la información que he obtenido se señala su bajo contenido en colesterol…
Si os apetece disfrutarlo:

Avda. de Castrelos, 56
36210 – VIGO (Pontevedra)


4 comentarios:

  1. Tuve el placer de compartir un huevo de avestruz con un grupo de amigos el Marzo pasado en BonumBonum. Excelente servicio, fantástica compañía y el huevo, pues estupendo como no? Desde aquí les mando un saludazo y que sigáis siempre siendo asi de BonumBonum! Por cierto, que hoy es el cumpleaños de Andres, uno de los dueños. Felicidades Andres y que cumplas muchos mas!

    Flower

    ResponderEliminar
  2. Eso si que es un huevo XXL. Se ve sabrosa la elaboración.

    ResponderEliminar