sábado, 14 de abril de 2012

VALLE DEL SILENCIO, UN DELICIOSO CENTRO DE TURISMO RURAL -SAN ESTEBAN DE VALDUEZA (LEÓN)


 

 
Nuestro particular fotógrafo a menudo me indica que utilizo en exceso adjetivos como “delicioso” o “exquisito”. La verdad es que es posible, pero escribiendo un blog gastronómico me considero una auténtica afortunada por poder usar con tanta frecuencia estos calificativos… En esta oportunidad el vocablo “delicioso” no sólo es aplicable a las degustaciones que disfrutamos en el RESTAURANTE EL NOGALEDO, sito en el CENTRO DE TURISMO RURAL VALLE DEL SILENCIO en San Esteban de Valdueza - Ponferrada (León), sino que todo lo que rodeó nuestra estancia puede ser considerado sumamente placentero…

 
Como anécdota os comentaré que durante nuestra visita disfrutamos de dos de las habitaciones de las que dispone la casa: La Vega y San Valerio (ésta última con una estupenda bañera de hidromasaje). Las habitaciones: sencillas, aunque totalmente cómodas y agradables…


Del tema gastronómico os cuento que disfrutamos de una estupenda cocina casera, con variedad de platos típicos correspondientes tanto a las fechas en que nos encontrábamos (Semana Santa) como a la tradición de la zona, un auténtico cambio frente a las degustaciones más modernas con las que a menudo nos deleitamos, pero que –como ya he expresado en más de una ocasión- no tienen por qué ser excluyentes.




Para desayunar, zumo de naranja (envasado), cafés, cacao, mermeladas, dulce de membrillo, mantequilla, embutidos, fruta fresca… y cada mañana un “acompañamiento” sólido diferente…

 

 

Torrijas, churros, bizcochos, pan tostado, todo recién preparado… Riquísimo…
"La torrija, como todo manjar simple, es deliciosa. La torrija no es nada: es un pedazo de pan frito con aderezo de leche y azúcar. Y, sin embargo, la torrija se eleva a lo selecto, eso a lo que es tan difícil llegar, como escribir el castellano igual que fray Luis de Granada, sin que aparente esfuerzo, porque sí, porque lo quiso Dios.”
Antonio Díaz-Cañabate
Historia de una taberna (1945)
Como os comentaba en el post anterior, aparte de gastronomía también hemos disfrutado de paisaje. Así que hoy os hablaré de LAS MÉDULAS…

A unos 20 kilómetros del Valle del Silencio nos encontramos LAS MÉDULAS, un paisaje espectacular declarado PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD por la UNESCO.

Se trata de yacimientos de oro (a cielo abierto), explotados durante la época romana (siglos I y II). Al haberse convertido en un parque arqueológico, podemos admirar una obra de ingeniería colosal para aquellos tiempos y la explotación aurífera más importante del imperio romano.


Resulta fascinante observar la titánica obra que nació hace dos mil años y que implicó remover 200 millones de m3 de tierra y a crear 325 kilómetros de canalización excavada sobre la roca: canales, pozos, galerías que conducían el agua por el interior de las montañas… Imagino la ingente cantidad de esclavos que los romanos tuvieron que utilizar…




Se cree que durante el período de explotación consiguió extraerse un millón de kilos de oro… hasta que en el siglo III se agotó el filón… y Las Médulas fueron abandonadas…
Tras el sequísimo invierno que venimos padeciendo,  comenzó a llover… y a la tan ansiada lluvia le acompañó la única nota negativa de nuestro viaje… El objetivo de nuestra cámara Nikon pasó a mejor vida, teniendo que recurrir –durante el resto del viaje- a la cámara del iPhone… ésta es la última foto...


Pero aún disfrutamos del paisaje de la zona. Nos llamaron mucho la atención las “esculturas templarias” que se hallaban en la carretera a Ponferrada…





Tras esta presentación histórica-paisajística, hablaremos ahora de los platos que, durante tres cenas, saboreamos en el Restaurante El Nogaledo del Centro de Turismo rural “Valle del Silencio”…
Lacón prensado con pimientos del piquillo

Bacalao al horno

Carrilleras al mencía

Tarta de la casa

Potaje de vigilia

Mollejas de ternera asadas

Chuleta de ternera

Croquetas de jamón

Chanfaina

“El origen de este plato lo encontramos en los antiguos señoríos, cuando los señores encargaban al pastor que sacrificara algún cordero para comerlo, asado en la manera tradicional. El pastor entregaba las “partes nobles” del animal a los señores, tras separarlas de las entrañas. Entonces, con las "partes innobles" del cordero, preparaba la chanfaina en la forma en que hoy conocemos. Se debe hacer mención a la relación de este plato con el pastor trashumante que hace que pertenezca también a la cocina tradicional de puntos del norte de la montaña oriental leonesa como Prioro, cuna de pastores trashumantes, que en sus viajes a Extremadura se hicieron eco de la receta y la acercaron al norte de León.”

Chuletitas de cordero

Riñones encebollados

Y para beber… Limonada… Esperaréis una bebida de tono amarillo pajizo, hecha de zumo de limón, ¿no?

“Cuentan que eran los leoneses tan piadosos y tan cristianos que llegado el viernes Santo, en el momento de la muerte de Nuestro Señor, solo un culpable veían. Y a la pregunta de: ¿Quien mató a Dios Nuestro Señor?, la contestación era evidente y como una piña respondían: “LOS JUDÍOS”. Ese mismo día, armados de palos, guadañas, hoces, espadas y todo lo que a sus manos cayeran dirigían sus pasos calle abajo desde la catedral hasta Santa Ana, para así vengar la muerte de su Señor. Eso ocurría cada año, cuando estas fechas de gran solemnidad religiosa se acercaban. Evidentemente algo había que hacer al respecto sobre el asunto, pues las autoridades, tanto civiles, como eclesiásticas, no podían permitir que semejante masacre ocurriera.
Por ello, decidieron que en estas fechas piadosas de recogimiento y restricciones, se permitiera la venta de cierta bebida alcohólica más suave que el vino en las ventas de León, hecha de productos naturales: vino, azúcar y limón y rebajada con agua (para seguir manteniendo en parte sus mandatos). De este modo se pretendía que en el camino de la catedral hasta Santa Ana la población parara para humedecer sus gargantas en las numerosas ventas que en camino había, y dada la capacidad relajante y tonificadora de la bebida, desistieran de su ímpetu vengativo por la muerte de nuestro Señor Jesucristo. Así, por cada vaso que bebieran era como si un judío hubieran matado y no tenían que ir hasta Santa Ana. De ahí el matar un Judío por cada limonada que se beba.”
Lo de la “limonada” fue una constante en nuestra visita, en la mayoría de los bares había un cartelito “Hay limonada”. Por lo que nos contó el infatigable Mario, encargado de cafetería y restaurante de la casa, la “limonada” sólo se sirve en Semana Santa, preparando únicamente las botellas que se calcula se van a consumir.
El Centro de Turismo rural “Valle del Silencio” nació partiendo del Restaurante El Nogaledo, el cual lleva más de treinta años en funcionamiento. Está regentado por María Martínez y su familia y la responsable de los fogones es la madre de María…



No me negaréis que nuestra degustación de “cocina tradicional” leonesa ha sido completita… Lo dicho, una “deliciosa estancia”…
CENTRO DE TURISMO RURAL “VALLE DEL SILENCIO”
San Esteban de Valdueza, (Ponferrada), León (Castilla y León, España)
(0034) 987 452 879 - 987 452 918

6 comentarios:

  1. Vaya semana Santa!! Me como yo todo eso, y no quepo por las puertas....De envidia cochina, más que nada...

    Gracias por contarnos y descubrirnos sitios estupendos y cercanos!!

    ResponderEliminar
  2. Paso todos los veranos en El Bierzo, es una comarca idílica, con unos parajes excepcionales!! Estuve el verano pasado en el Valle del Silencio, lo recorrí entero hasta la ermita, un remanso de paz y tranquilidad con sólo el murmullo del agua que bajaba de la montaña!! Y de la gastronomía ni te hablo, vengo siempre con varios kilos de más!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Una zona preciosa... y aún me queda hablar de Ponferrada y del "Cocinandos" en León, Carmen fue un auténtico homenaje gastronómico... Desde luego que El Bierzo es excepcional Teresa, nos encantó!!!

    ResponderEliminar
  4. Mercedes que sitio más interesante y las médulas son preciosas. Pedazo degustación gastronómica más buena, platos contundentes y llenos de sabor seguro

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, Rocío fue un gustazo gastronómico, tradición a tope y recetas de esas de "la abuela"... Muy recomendable, nos encantó!!!

    ResponderEliminar
  6. Superb blog, love the way you write. Great pictures, great comparison! :)

    ResponderEliminar