sábado, 24 de noviembre de 2012

CENTOLLA, LA REINA DEL MAR…

 
 
“Para que se vea bien lo que es una centolla de nuestro mar, ahora andan por nuestros restaurantes y por nuestras tabernas centollas francesas, descoloridas, flacas, tristes y apocadas si les cae al lado en un escaparate una de las gallegas, rotunda, plata y carmesí como la falda de la Infanta doña Margarita de Austria, que pintó Velázquez. Una centolla, de las que entran en las nasas de los grovios, los pescadores de O Grove que andan con sus artes por todo el litoral de las Rías Bajas, es una reina del mar, que salió al jardín y cayó en la trampa, como caen en las novelas griegas las princesas que salen a escuchar a un pájaro que se posa en un limonero, y llegan piratas, las roban, y no vuelven en veinte o treinta años a ver a los padres, y lo más duro, al amante…”
A COCIÑA GALEGA, Alvaro Cunqueiro, 1973
 
 
 
Para ser sincera, tras la poética visión de Cunqueiro poco puede añadir esta modesta aprendiz. Os confesaré que para mí, por su delicioso sabor, la centolla es efectivamente la reina del marisco.
A principios de este mes se abrió la veda de este crustáceo en nuestros puertos, y la abundancia de ejemplares han conseguido que la oferta sea muy superior a la demanda, marcando unos precios increíblemente bajos. Esta saturación provoca preocupación en los vendedores, pues temen que en Navidad –cuando los precios son superiores- el producto sea ya escaso.
 
 
Como consumidora –y egoístamente hablando- no podría estar más contenta tanto con la abundancia del codiciado producto como con los asequibles precios.
 
 
 
En cuanto a su preparación os cuento, si la centolla está viva, la sumergimos en agua fría con sal abundante y unas hojas de laurel. Cuando el agua comience a hervir la dejamos (dependiendo del tamaño) de 15 a 18 minutos. Si por el contrario, el marisco está muerto, éste se introduce cuando el agua (con abundante sal y laurel) esté hirviendo y se contará el mismo tiempo de cocción pero desde el momento en que reanude el hervor.
 
 
 
Sobre si son más sabrosas hembras o machos, os dejo un interesante enlace de la recién estrenada Revista Benbo, gastronomía atlántica feita en Galicia.
Y por si tenéis cualquier tipo de duda, nuestra amiga Rocío de “La cocina de mi abuelo” nos obsequia con un completísimo tutorial en el que nos enseña a distinguirlas, nos habla de tiempos de cocción, de congelación, incluso nos indica la técnica para una correcta apertura…
Si tenéis oportunidad no dejéis de disfrutar de esta reina –o si preferís rey-  de nuestros mares…


4 comentarios:

  1. No hay como el marisco Gallego sin duda nada que ver respecto al color y sabor .
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin la menor de las dudas Nenalinda, el sabor de nuestro marisco es extraordinario, y una gozada que este año sean tan abundantes las centollas... Un besazo, guapa!!!

      Eliminar
  2. Buenas tardes
    Como casi siempre, encuentras articulos interesantes de casualidad, pero seguiré su blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Sólo un maestro de la pluma y del puchero como Cunqueiro, podría haber escrito esto a una Centolla. Me ha encantado!!

    ResponderEliminar