sábado, 8 de diciembre de 2012

CASA DE TRILLO, RECOGIENDO LA ESENCIA DA COSTA DA MORTE.-

 
Como os comentaba en mi post anterior, el pasado fin de semana nos dedicamos a saborear los parajes que componen la “costa da morte”. Aprovechando la promoción Outono Gastronómico, nos alojamos y disfrutamos de sendas cenas en la CASA DE TRILLO, en Muxía.
 
 
 
Os confesaré que vengo enamorada de la zona, y os diré que incluso el tiempo lluvioso que nos acompañó aportaba encanto a este privilegiado enclave. Me apena leer que en este puente se haya desplomado la ocupación hotelera en Galicia, achacando tal descenso a la crisis o al mal tiempo. ¿Quizás no sea acertada la política empleada para atraer al turismo, no sólo nacional, sino al internacional?
En fin, en lo que concierne a esta modesta aprendiz, haremos todo lo posible para que descubráis la belleza del lugar, así como su fantástica gastronomía.
 
 
 
Casa de Trillo es una casona situada en la aldea de Santa Mariña, en Muxía, cuyo origen se remonta al siglo XVI, conservándose en la casa documentos forales del Monasterio de Moraime que demuestran su existencia allá por el año 1558.
 
 
 
 
 
 
 
 
Tuvimos la fortuna de alojarnos en una de las habitaciones denominadas “especiales”, AGRA DA CANCELA, que incluía cama con dosel, bañera de hidromasaje… ¡Preciosa!
 
 
 
Y ¿qué me decís de los bellísimos paisajes exteriores?
 
 
Vista de la huerta
 
 
Detalle del mini-golf
 
En cuanto a la gastronomía que disfrutamos en CASA DE TRILLO: cocina tradicional basada en los productos de la zona, el único “guiño” contemporáneo lo observamos en los rebuscados nombres de los platos, os cuento:
 
Menú 1
BOCADILLOS DEL FRAILE CON CHICHARRONES Y QUESOS

“En los más de los lugares de Galicia, el día de los chicharrones es el día de la fiesta de la matanza. (…) Los gallegos a los chicharrones les llamamos “roxóns”. Cuando han terminado de hacerse, comen de ellos los que han ayudado a picar la carne y en las tareas de la matanza”
La cocina gallega

Alvaro Cunqueiro, 1973
 
FILLOAS MONACALES RELLENAS DE MEJILLONES Y NABIZAS, BAÑADAS EN SALSA DE MARISCO

“Nuestras filloas creo que son cosa muy antigua en la cocina gallega. (…) El gallego tiende a hacer las filloas lo más delgadas posible. El quid de la filloa consiste en su finura, en esa delgadez como de encaje de Camariñas”

La cocina gallega

Alvaro Cunqueiro, 1973
 
OLLA DE PORCO CELTA AL ORUJO DE HIERBAS CON PATATAS MENUDAS DEL FORO DE SANTA MARIÑA

 
Era la primera vez que degustaba porco celta y lo encontré muy sabroso aunque un tanto duro, no sé si debido al tipo de preparación o a la propia raza, tenemos que probarlo nuevamente para poder realizar comparaciones.


“La estructura agro-ganadera de Galicia siempre se basó en la unidad familiar, donde los más capaces realizaban las tareas agrícolas principales en las mejores tierras y los niños y ancianos las realizaban en las menos productivas. De este modo el cerdo celta, o, "cerdo del país", campaba, cuidado por estos últimos, por los montes, suelto por las fincas de menor productividad, transformando en proteínas e grasas cárnicas de primera calidad los recursos de bajo rendimiento que encontraba (brotes verdes, landras, castañas, invertebrados…)”


TENTACION DE FLAN DE HUEVO Y OTROS DULCES DEL CASERIO

 
Menú 2
BROCHETA “CASTREXA” CON FRUTOS DE LA COSTA DA MORTE
 
 
Pan de aldea de la Panadería Castreje de Morpeguite, queso del país, jamón gallego y una lechuga que recogían de la huerta cuando llegamos…
 
TEJA DE PERCEBES DE TOURIÑÁN
 
 

Curioso el método utilizado para conservar el calor en los percebes. No de gran tamaño, pero de sabor exquisito.
 
 
 
La más bonita descripción de los percebes que he leído nunca está en otra obra de Álvaro Cunqueiro, La cocina gallega, en la que escribe el mindoniense: “Así están, digo yo, estos como vikingos de oscuro vestidos en una asamblea de cascos, que era una de las maneras que los poetas escaldos tenían para decir batalla, en la condición excelente para ser comidos”.
Y cuenta en las mismas páginas que los ingleses no comían percebes y que, en los tiempos de Shakespeare, pensaban que de sus uñas nacían bandas de gansos que los ingleses llamaban “barnacle goose”. Barnacle, el nombre inglés del percebe, era también el nombre de aquella roca marciana que investigaron los robots del Mars Pathfinder en 1997. ¡Una prueba más de que no solo hay gallegos en la luna, sino también en Marte!”
 
CAZUELA CELTA DE PULPO CON GUISANTES Y ARROZ
 
 
Por lo que he leído los celtas sólo recurrieron al “viscoso” pulpo y a los mariscos cuando se vieron en épocas de escasez, pues su alimentación se basaba en productos derivados de la propia agricultura y ganadería. No sabían lo que se perdían, un plato exquisito.
 
TRISQUEL DULCE DE CASTAÑAS
 
 
 
Poético título para describir el variado de postres que disfrutamos. ¡Exquisitos!
Os cuento además que los desayunos fueron sencillos pero apetitosos, pan de la zona, bizcochería variada, zumo de naranja natural…
 
 
 
Y ahora que ya tenemos el estómago lleno, ¿descubrimos preciosos lugares?
Empezamos con lo que queda del MUSEO DE MAN, el alemán de Camelle.
 
 
 
Manfred o Man, que así es como le gusta que le llamen, la primera vez que lo ves causa una gran impresión. Delgado, casi esquelético con el pelo y barba largo y sin arreglar, vestido con un taparrabos y alguna vez con sandalias, se asemeja a una mezcla entre Tarzán y un ermitaño. Vive en una especie de chabola que las gentes del pueblo le construyeron y que el mismo pintó a su manera combinado múltiples colores donde dominan las formas circulares, símbolo de su vida. Alrededor de esta casa está el museo, construido básicamente con grandes piedras esféricas apiladas formando columnas y cadenas, algunas de las cuales están pintadas de blanco o negro. Los huesos de animales, principalmente marinos como vértebras de cetáceos y alguna calavera que podría ser de caballo o burro acompañan las construcciones donde tampoco falta el reino vegetal. En otro tiempo también el agua fue un elemento destacable como muestra la fuente de varios niveles que preside la entrada de la casa, pero la construcción del muelle nuevo pasando por el museo segó parte de su obra y limitó el acceso del mar.”
 
 
 
Manfred Gnädinger falleció en Diciembre de 2002, un mes después  de que el “chapapote” surgido tras la catástrofe del Prestige tiñera de negro su obra y estas maravillosas costas…
¿Conocéis la historia del cementerio de los ingleses?
El 'HMS Serpent' fue el sexto de una serie de nuevos buques de guerra ingleses. Eran las 22.30 del 10 de Noviembre de 1890 cuando –dirigiéndose hacia Sierra Leona- un fuerte temporal lo arrastró hacia Punta Boi y quedó encallado entre las rocas, muy cerca del Cabo Vilán. Tan sólo sobrevivieron tres marineros que utilizaban chaleco salvavidas: Edwin Burton, Onesiphorous Luxon y Frederik Goul,  de un total de 176.
Los cuerpos de los fallecidos fueron enterrados en la costa, frente al mismo lugar donde se produjo el hundimiento. Al lugar se le llamó “cementerio de los ingleses”, siendo consagrado con posterioridad.
A consecuencia del naufragio se produce una reforma del faro de Cabo Vilán convirtiéndose éste en el primer faro de España con luz eléctrica, siendo encendido por vez primera en el año 1896, seis años después del desastre…
 
 
Faro Vilán
 
La playa de Nemiña, en Muxía, una preciosidad de arena blanca con un oleaje bastante potente, por lo que suelen verse surfistas aprovechando las olas…
 
 
 
En la antigüedad, cuando se daba por sentado que la tierra era plana, los romanos afirmaban que donde terminaba la última superficie sólida, emergían los mundos infernales. Hasta la Edad Media, el universo cristiano creyó que el Finis Terrae podía ser el comienzo del Cielo. Actualmente, siglos después de romanos y primeros cristianos, cuando ya se conocen las tierras más allá del Atlántico, el Cabo de Finisterre, ubicado en las costas de Galicia, en España, sigue siendo un lugar en el que conviven lo humano, lo pagano y lo divino.
 
 
 
Sin embargo, pese a la creencia romana de que Finisterre es el cabo más occidental de Europa, ni siquiera lo es de España, pues el mérito de ser el más occidental de nuestro país recae en el Cabo Touriñán, en Muxía.
 
 
 
“Desde hace una eternidad, la línea de sombra que día a día va marcando el sol sobre el planeta toca tierra por última vez en la Europa continental en el Cabo de Touriñán algunas veces. Hace unos cuatro años, una serie de cálculos permitieron arrojar luz sobre cuándo ocurre eso. Además de la curiosidad científica y geográfica que ello supone, es un atractivo turístico y poco a poco va ganando adeptos que acuden a despedir al astro rey al punto más occidental de la España peninsular.
 
Quizás no fue el último rayo de luz sobre Europa, pero nosotros también disfrutamos de una bellísima puesta de sol…
 
 
Corcubión, preciosa villa, de origen incierto, aunque la interpretación de su nombre sugiere que sus raíces podrían proceder del dialecto celta o del luso-galaico arcaico. Las voces corcu o corco significarían círculo y –bion/-beon podrían traducirse como lago, refiriéndose a la curviforme ensenada de su ría.
 
 
Ézaro, en el concello de Dumbría -últimamente más conocido a raíz de la Vuelta ciclista a España 2012- donde podemos disfrutar de un fenómeno único en Europa: desde una altura superior a 100 metros, el río Xallas desemboca en cascada en el mar.
 
 
 
 
Y por esta vez terminamos en Muros, una villa de la que se poseen documentos datados en 1286, aunque existen importantes restos de castros, calzadas romanas e incluso testimonios prehistóricos.
 
 
Era ya la hora de comer, apenas tuvimos tiempo para tomar un ligero contacto con la villa, redescubrimos el Teatro Mercedes, construido en el año 1925 en estilo modernista, ahora reconvertido en cafetería.
Quizás el único punto regular de nuestra visita surgió cuando tuvimos que localizar un sitio donde comer. La información gastronómica que  -a través de Internet-  localizamos era muy escasa, así que fuimos a parar a Don Bodegón, el único del que encontramos alguna referencia. La experiencia resultó bastante decepcionante.
Nos queda pendiente una nueva visita a Muros pues hemos de descubrir su casco antiguo, conjunto Histórico – Artístico desde 1970, tenemos que perdernos entre sus calles, destapar cada rincón y esperamos localizar mejor información sobre sus establecimientos gastronómicos.
Para terminar y resumiendo, la “costa da morte” te conquista: la belleza de sus paisajes, su estupenda gastronomía y la magia que esconden sus historias y leyendas nos muestran una tierra con infinitos matices repletos de tragedia, misticismo, belleza indómita, dulzura, azules, grises, verdes, blancos…



3 comentarios:

  1. Jo Mercedes ! Que entradas más completas nos haces, ya nos programas todo un fin de semana con alojamientos y todo. Así da gusto. Todo esto ya lo conozco, excepto el alojamiento y lo has descrito fantásticamente para cualquiera que quiera hacer una maravillosa excursión . Besinos !

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Mercedes, por este amplio reportaje gastronómico y paisajístico. A pesar de la lluvia, has conseguido plasmar la esencia de Costa da Morte y mostrar varios de sus más bonitos rincones. Desde Casa de Trillo seguiremos tus interesantes comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por hacernos disfrutar de un fantástico fin de semana. Volveremos, sin duda!!!

      Eliminar