domingo, 24 de febrero de 2013

TALASO ATLANTICO – MECENAS DE FOTOGRAFIA GASTRONOMICA

Aprendiz de chef quesos y frutos secos fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Sabéis que el autor de las fotografías de este blog es David. Él siempre sabe transmitir a través de sus imágenes lo que a mí me gusta hacer con palabras.
Hace un par de meses me reía con la columna que El Comidista dedicaba a las maravillosas fotografías gastronómicas que aparecían en Pinterest y también a los desastres que se publicaban en Pinstrosity. Por eso, cuando Carmen Albo nos propuso asistir a un TALLER DE FOTOGRAFÍA GASTRONÓMICA que de la mano de Manu Dibuja se desarrollaría bajo el mecenazgo de TALASO ATLÁNTICO -que no sólo aportaron el salón y los fantásticos platos elaborados por Javier Fins, chef de su Restaurante Faro  para que ensayásemos nuestro “arte”, sino que tuvieron la deferencia de convidarnos a disfrutar de un estupendo cocido- he de confesaros que no pude resistir la tentación de probar mis habilidades con la cámara, así que, excepcionalmente, las fotografías que adornan este post son todas de mi autoría.
Exquisito el menú propuesto por Manu para la fotográfica jornada:
Aprendiz de chef Menu fotografico para bloggers en Talaso Atlantico
A las 10,00 en punto, nuestro grupo de avezados fotógrafos estábamos ya en Talaso Atlántico con nuestras cámara en ristre, preparados para captar todas las instantáneas e inmortalizar platos y momentos.


Aprendiz de chef Travi en la cocina fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Conceptos teóricos como velocidad de disparo, histograma, profundidad de campo, centro de atención o temperatura de la luz comenzaron a introducirnos en el fantástico mundo de la fotografía.
Y para ayudarnos a poner en práctica todos estos conceptos, el chef del Talaso Atlántico, Javier Fins cocinó para nosotros una muestra de su trabajo que nos sirviese para practicar con la cámara…
Aprendiz de chef Javier Fins Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO


Aprendiz de chef Javier Fins Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Es indudable que la fotografía gastronómica ayuda a inmortalizar esas obras efímeras que disfrutamos en restaurantes o en nuestro propio hogar. Siempre he sido muy consciente de la importancia de las imágenes en este blog. Si, es verdad que con la palabra transmites, pero con las fotografías conseguimos que vosotros que nos leéis, encontréis apetitosas nuestra ideas, que os animen a intentar alguna receta o a probar alguno de los espacios que os recomendamos. Como diría Francesc Guillamet en su obra Comer arte, “mientras con un plato entran en funcionamiento los cinco sentidos, con la foto sólo actúa uno”,  y hemos de esmerarnos para que ese sentido que es la vista consiga contagiar a los otros cuatro.
Aprendiz de chef Composición frutos secos Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef Queso y frutos secos Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef FrutasTaller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
A la hora de la práctica, seguimos atentamente las indicaciones de Manu Dibuja: la búsqueda de luces suaves, la observación de que la luz trasera levanta el color, el valor de la línea diagonal en algunas composiciones…
Probamos diferentes aperturas de diafragma, velocidades de disparo… Y comprobamos cómo malográbamos fotografías como ésta:
Aprendiz de chef Fotografia sobreexpuesta Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Y tras las modificaciones oportunas nos satisfacía obtener instantáneas como ésta otra:
Aprendiz de chef Composición frutas Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Y para estimular vuestros sentidos os dejo con carne, pescado y postre…
Aprendiz de chef Plato carne Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef Plato pescado Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef Brownie chocolate Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Hoy en día, en el que la cultura visual ejerce un indiscutible poder, una buena fotografía gastronómica supone una potente herramienta transmisora de sensaciones, de ahí el auge de esta disciplina.
Aprendiz de chef Preparando escena Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Y tras una intensa mañana, pasamos a disfrutar de un estupendo cocido en un privilegiado escenario, contemplando el mar desde el Restaurante Faro del Talaso Atlántico.
Aprendiz de chef Comedor Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Y pese a no disponer del “attrezzo” utilizado por los profesionales, ni del tiempo de preparación requerido, tanto luz, paisaje como los platos en sí nos facilitan la tarea para intentar provocar vuestro apetito…
Aprendiz de chef Caldo gallego Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef Garbanzos patata y verdura Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef Carnes cocido gallego Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef Postres gallegos Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aún hubo tiempo para disfrutar de unos Gin Tonics, preparados desde el bar móvil que se acercaba a las mesas para alegrarnos la tarde…
Aprendiz de chef Carrito bebidas Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO


Aprendiz de chef Carmen Albo con gintonic Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Aprendiz de chef Marta Valcarce con gintonic Taller fotografia gastronomica TALASO ATLANTICO
Todavía dedicamos la tarde a hablar de elementos formales y visuales que componen una fotografía, de cómo preparar escenarios, de la atención que debemos prestar a todos los detalles, incluso se mencionó la optimización SEO de las imágenes para buscadores… En fin, un didáctico taller que nos acercó un poco más a este apasionante mundo de imágenes y una deliciosa jornada en el Hotel Talaso Atlántico.
 Conclusiones: si tienes un blog, o trabajas como community manager de alguna empresa de alimentación o de algún restaurante, o quizás, simplemente te apasione la fotografía gastronómica, has de poner todos los sentidos cuando pongas en práctica este arte, pues éste ha pasado de ser un mero acompañamiento de medios impresos a parte protagonista e incluso independiente…
Otro día hablaremos de las dos vertientes de la fotografía gastronómica, la que retrata el producto al natural, escogiendo simplemente escenario y decorados (attrezzo) que es el método que esta aprendiz ha puesto siempre en práctica (y que espera ir mejorando) y la del “maquillaje de alimentos”, que utiliza “trampas” para presentar imágenes siempre atractivas, frescas, apetecibles. En algún artículo he leído “trucos” para conseguir que el producto que fotografías resulte deseable a primera vista, olvidando que lo que vas a retratar se pueda comer o no. Glicerina añadida a tomates para que parezcan frescos, utilizar un cable y un soplete para hacer marcas perfectas en la carne asada, preparar cremosos helados utilizando puré de patatas y colorantes… En fin, bajo mi punto de vista no todo vale, y de lo que se trata, por lo menos en este blog, es de mostrar deliciosas preparaciones,  no simplemente hermosas puestas en escena que luego no puedes disfrutar…


jueves, 21 de febrero de 2013

#panepasta - Redescubriendo los Espaguetis con salsa carbonara o Spaghetti alla carbonara

Encontré sumamente divertida la idea de nuestra amiga Carmen Albo convocando a los alumnos de los talleres de PASTA 101, celebrados en distintas ciudades gallegas e impartidos por Anna Mayer (panepanna), para que todos publicáramos hoy, 21 de Febrero alguna  de las recetas aprendidas en el curso. Jorge Guitián y la propia Anna juzgarán la mejor receta (ardua tarea, vive Dios) y el premió será un ejemplar del último libro de Carmen Albo: Adelgaza sin hambre y con humor con mis recetas proteicas

En mi caso me he inclinado por unos SPAGHETTI ALLA CARBONARA. Os confesaré que existe un motivo personal para ello: cuando mis hermanos y yo éramos pequeños, adorábamos que nuestro padre nos preparase esta receta, aunque a mi madre –por el amplio despliegue de cacharros que papá empleaba- no le hacía tanta gracia. Cuando Anna nos enseñó a preparar el plato y nos comentaba que para los “auténticos” carbonara no se utilizaba ni nata ni crema, volvieron a mi memoria escenas familiares. Como podéis observar,  de una u otra manera, todos mis posts están impregnados de historia o historias, no puedo evitarlo…



Si vamos a la Historia (con mayúscula) de los spaghetti alla carbonara, por lo que he podido leer, no está nada claro el origen… En lo único en que más o menos he encontrado quórum ha sido en que no está documentado antes de 1945. Unos cuentan que cuando las tropas americanas llegaron a Italia en la II Guerra mundial combinaron sus raciones de tocino y huevos con los platos de pasta que se servían en Roma. Los italianos tienen otra leyenda más tierna que dicen que el plato nació gracias a los mineros del carbón de Umbría (carbonari). Los granos de pimienta molida fresca que coronan los platos se dicen que representan el polvo de carbón que pasarían de la ropa de los mineros a los platos de pasta.

Otras fuentes indican que la carbonara nació en la ciudad de Napoli: el cavaliere Ippolito Cavalcanti, duca de Buonvicino, descendiente directo de aquel Guido Cavalcanti que compartía andanzas florentinas en el duecento -siglo XIII- con Dante Alighieri, publicó en 1837 el libro “La cucina teorico pratica” -obra en la que empeñó veinticinco años para como él mismo afirmaba: “divagarsi nei momenti d´ozio”-  en la cual habría una receta similar a la actual.
Pero olvidándonos de teorías y leyendas, de lo que no cabe duda es de que hoy en día, “Spaghetti alla Carbonara” es, junto a “alla bolognese” una de las recetas de pasta larga más populares en todo el mundo.
Comenzamos preparando la salsa, ésta es la que debe esperar a la pasta y no a la inversa…
Sofreímos panceta cortada en dados o bastoncitos. Los italianos utilizan tocino de papada sin ahumar, llamado “guanciale”, nosotros podemos usar la clásica panceta. No incorporamos aceite. La grasa ha de irse tornando transparente…



Apartamos del fuego y reservamos.






Batimos en un bol dos huevos y añadimos queso pecorino o parmigiano que rallaremos al momento. Añadimos la sal necesaria.









Ponemos a hervir agua con sal. Cuando el agua comience a burbujear añadimos los spaghetti. Cocemos la pasta “al dente” y cuando esté lista se escurre, la añadimos a la sartén sobre el tocino y mezclamos bien.




Finalmente incorporamos todo en el bol dónde teníamos el huevo mezclado con el queso rallado…





Como veis una receta sencilla aunque no por ello simple. Finalizamos rallando pimienta negra y espolvoreamos. Un plato delicioso y encima económico, ¿qué más se puede pedir?





La organizadora de este divertido juego, que también nos regala su receta:




La profesora y su colaborador:





Y éstos son los aventajados alumnos que participan con ésta o alguna otra de las recetas, no os perdáis sus versiones:


 
Os dejo el enlace del monográfico que a este Concurso ha dedicado nuestro amigo Jose Luis Oliveira en su Newspaper  "Un rincón de mi cocina"
 


sábado, 16 de febrero de 2013

DESCUBRIENDO LA MARAGOTA.-

 
 
 
 
 
Continúo descubriendo la riqueza de las costas gallegas. Esta vez nos hemos topado con una maragota.  Atendiendo a esa pregunta cada vez más insistente: ¿sabes lo que comes?, me he puesto a investigar y os cuento:
 

 
Me he encontrado con Artevigo, un interesante proyecto financiado  por la Xunta de Galicia, finalizado el pasado mes de Diciembre de 2012 y cuyo objetivo era investigar a los peces capturados por la flota artesanal gallega. En concreto se centraron en la maragota (Labrus bergylta) y abadejo (Pollachius pollachius). Estos conocimientos, pendientes todavía de publicar, aportarán información al sector para llevar a cabo una explotación sostenible de nuestros recursos.


O sea, hablamos de pescado de ría, capturado por pescadores artesanales (unas 4.500 embarcaciones), y la maragota –a la que se le llama pinto cuando presenta la piel moteada- es una de las cuatro especies más pescada por la flota artesanal. Según las estadísticas, en la lonja de Vigo se superan las 20 toneladas anuales.
 
 
La maragota o pinto pertenece a la familia de los lábridos, al igual que “serráns” y “doncellas” y su excelente relación calidad-precio -se cotizan a unos 3€ / Kg. en el caso de la maragota y el pinto anda alrededor de los 6 €- les hacen particularmente atractivos dada la situación económica actual.
 
 
 
 

 
Me ha parecido muy curioso el descubrir que se trata de una especie hermafrodita: todos son hembras al nacer y luego pasan a ser macho. Por lo visto viven en grupos sociales en los que un macho domina a un conjunto de hembras. Si ese macho desaparece, la hembra más ¿preparada? se vuelve macho, para mantener el grupo… Sin comentarios…
 
 
Viven escondidos en pequeñas cuevas, gustan de ocupar grietas entre las rocas, rodeados de algas, saliendo únicamente para buscar comida y siempre efectuando recorridos cortos.
En cuanto a su sabor, no estoy en absoluto de acuerdo con las afirmaciones de D. José Cornide en su ENSAYO DE UNA  HISTORIA DE LOS PECES Y OTRAS PRODUCCIONES MARINAS DE LA COSTA DE GALICIA:
 
 
“La Maragota se parece mucho al Budión, frecuenta como él las peñas de la costa , adonde por lo común se pesca á la vara: su carne es igualmente blanducha, fácil y desabrida, y así le conviene unde las más apreciables…” guiso en que sobresalga el agrio y las especias, ó servirla frita y rebozada con harina para que adquiera alguna consistencia. Su comida no es
 
 
 
Su carne me recordó la textura del bacalao fresco y su sabor delicado y agradable. He leído que suele presentarse guisada o en caldeirada, pero os confesaré que me encanta el pescado al horno, lo encuentro más sabroso y al tiempo más natural. Así que fue esta su preparación.
 
 
 
 


 
Sobre un lecho de patatas panaderas a medio freír con unas rodajitas de cebolla colocamos el pescado que previamente habremos salado y al que le haremos unas pequeñas incisiones donde le introduciremos media rodaja de limón. Añadimos un chorrito de vino blanco y lo metemos al horno unos 25 minutos a unos 190º… Y a disfrutar…
 
 
 
 



 


miércoles, 13 de febrero de 2013

LA OCA EN VIGO, 30 AÑOS DE HISTORIA…

 
 
 
 

En el barrio de Teis, en Vigo, enfrente del mercado (aquí en Vigo diríamos: enfrente de “la plaza”), podemos encontrar uno de los pocos restaurantes emblemáticos de la ciudad que, tras casi treinta años de existencia, aún permanece al pie del cañón. Pertenece al grupo de aquellos establecimientos que hace ya algunos años se mentaban como sinónimo de exclusividad, de alto nivel… Recuerdo haber escuchado que lo más selecto de la política, banca y empresa viguesa celebraban “gastronómicas reuniones” (me los imagino entre platos, tomando trascendentales decisiones) compartiendo mantel en La Oca. Eso sí, sólo al mediodía. Quizás ese peculiar horario -abre sólo de lunes a viernes a mediodía,  en horario nocturno únicamente viernes o vísperas de festivo, cerrando siempre los fines de semana- ya lo convierte en un privilegiado dentro del panorama general de la restauración.


Llevábamos años pensando en conocerlo, pero por una cosa u otra, sumadas a su complicado horario, no nos había coincidido. Así que con la excusa (esta u otra cualquiera) de que se cumplía un mes desde mi abandono –espero que definitivo- del últimamente tan denostado vicio tabaquero, allá nos fuimos.

El exterior del local resulta francamente llamativo, no precisamente por el lujo, sino por la sencillez de su apariencia. Realmente la entrada no te hace suponer que allí se esconde un restaurante que recientemente ha renovado su “sol”.
 
 
 

El interior es otra historia, personalmente lo encontré cálido, acogedor, con el encanto de antiguos comedores. Quizás algo sobrecargada la decoración, con numerosos adornos personales pero, para mí, encajaba a la perfección con la esencia del local. Pequeño, apenas 6 mesas y con una estupenda, a la par que suave, música ambiental, perfecta para acompañar nuestra degustación.

 
 
 

He de comentaros que la carta resulta bastante amplia (quizás demasiado) para un local con tan poquitas mesas, y que presentaba platos acordes con la temporada, por un lado de LAMPREA: “Lamprea del río Miño a la bordelesa” y por otro de CAZA:  “Paloma torcaz con vino de Jerez y trufa, Perdiz roja salvaje en estofado de setas, Liebre estofada con alubias rojas, Jabalí en salsa bordelesa”


Nosotros, que deseábamos disfrutar de una pequeña muestra de lo mejor de su cocina, nos inclinamos por un MENU DEGUSTACIÓN SORPRESA, cuyo precio asciende a 38,50 € por comensal, bebidas aparte.

En ausencia de personal de sala, es el propio cocinero, el veterano Juan Cisneros, el que sirve cada plato en mesa.  
En cuanto al menú, bastante sencillo, con un ligero aire moderno pero sin excesos, alejado de efectistas presentaciones. Buen producto aunque no podría calificarlo como espectacular.
CROQUETAS DE JAMÓN IBÉRICO DE BELLOTA
 
 
 

HUEVO TRUFADO (POCHADO) CON TRUFA FRESCA Y ARROZ

 
 
 

REVUELTO DE CENTOLLO CON LÁMINAS DE BACALAO Y MANZANAS

 
 
 

LOMO DE MERLUZA DEL PINCHO, EN SALSA VERDE DE CEBOLLETAS, ALGAS Y AMANITA CAESAREA

 
 
 

FOIE FRESCO CON LÁMINAS DE MANZANA

 
 
 

HELADO DE TURRÓN CON TORRIJA DE LECHE CON AZÚCAR MORENO

 
 
 

Destacaría el intenso sabor a jamón de las croquetas,  la firme textura de la merluza del pincho y el untuoso escalope de hígado de pato.


Si os apetece visitarlo, y lo hacéis de lunes a viernes al mediodía, disponen también de un MENU COMPLETO que engloba aperitivo, primer plato, plato principal, postre e incluye vino, agua y café por 28 € + IVA.

Restaurante La Oca

C/ Purificación Saavedra, 8

36207 Vigo

(frente al Mercado de Teis)

Tel. 986 371 255